Miscelánea Política

Y… ¡A poner a dedo!

Para: Erick Ziehl Loera, en su

cumpleaños.

Con todo mi afecto y admiración.

La expresión que da título a esta entrega, es muy común en la “democracia” española donde principalmente el PP Partido Popular, metido en un berenjenal de corrupción en innumerables casos, comunidades autonómicas o no, al interior de su partido, con sus concejales etcétera, acostumbrados a “poner a dedo” a sus compinches, amigos, familiares, amigas íntimas, dóciles servidores (as), en suma a sus adláteres, para acceder a cargos de elección popular que les permitan cumplir sus compromisos, y palomear a los emisarios de hombres y mujeres de poder, que mueven los hilos parcelarios de sus respectivos cotos de poder, donde van padreando a quienes se convertirán en sus bureles que pronto serán lanzados al ruedo de la política en una cómoda curul, tan solo para levantar el dedo, callar, cuando se les ordene y aplaudir cuando se les mande, esto último, por lo que toca a este país.

En México, lo conocemos como “dedazo”, práctica sempiterna que no hemos podido sacudirnos, en esta democracia grosera, que no cambia, en donde el único que pierde es el ciudadano a quien le irán a pedir el voto, hacer promesas que nunca cumplirán, a mostrar su mejor sonrisa, abrazar y palmear la espalda, tomarse fotos y entregar sueños que nunca harán realidad.

He dicho en otras entregas que, la sumisión, la abyección, el sometimiento, la “institucionalidad”, concebida no como el ser proclive a respetar a las instituciones, todo lo contrario, a obedecer a pie juntillas a sus padrinos.

Aquí en Puebla, lo vivimos en el sexenio pasado, con la entrega de la plaza y la actitud de Mario Marín para hacer lo necesario para imponer a lo peor de lo peor en las huestes priistas, desde Javier López Zavala, hasta cada uno de los candidatos a diputadas(os), todos y todas, salvo uno que otro en el interior del estado, políticos macarras y principalmente memos, lo que trajo como consecuencia mi abierta rebelión en su contra siendo presidente del comité municipal del PRI, testigos, el propio Zavala, Alejandro Armenta, entonces presidente del PRI en el estado, ¿lugar y día? Domingo tarde noche en el Hotel Lastra, después de la determinación del entonces primer priista, en su calidad de gobernador del estado y después de hacerme saber que el “candidato” llevaba mano y que los impuestos a dedo eran determinación de Javier; La anterior actitud, trajo como consecuencia mis intervenciones en diversos medios de comunicación, denunciando tan zafia actitud, entre la que destacó aquella que me concediera mi entrañable amigo, Fernando Canales, quien obicterdictumo dicho sea de paso, entrevistaba al hoy gobernador, en su calidad de candidato, con quien a la postre desayuné en el Royalty en franca rebeldía a tan cutre e inmoral actitud de Marín, ex candidato a una diputación federal hoy político en desgracia -que no económica- solo moral y con la dignidad a rastras.

En fin que, las consabidas prácticas de “democracia interna” que aquí nos distraen en esta entrega, ya se ciernen, para tristeza de los poblanos y en general en todo el país o más bien, para seguir “Moviendo a México”, (hacia la derecha).

Enhorabuena para quienes, serán los elegidos, aunque ni siquiera sepan leer de corridito y su trayectoria política sea inexistente.

Para la actual presidenta del PRIAN, mi reconocimiento por su responsable actitud y su notable sencillez y tolerancia, ante tanta presión a la que ha estado sujeta desde hace algunos meses, Usted, señora presidenta, merece todos mis respetos, porque la conozco y porque en su momento, también fue víctima del gobierno más corrupto en la historia de Puebla, pese a su labor y trabajo del que doy plena constancia. Me queda claro, que finalmente le impondrán “a dedo” a quienes bajo su directriz habrá de arrastrar como lastre, pero, ¿qué le va usted a hacer?, si esta es la democracia que vivimos, la que usted aceptó y la que habrá de soportar en los tiempos electorales por venir. Lo digo sin acritud ¡pero lo digo!

mezavcm.abogados@gmail.com.mx