Miscelánea Política

“La línea es que no hay línea”

Apotegma priista.

El pasado sábado, el ejecutivo federal se reunió con las huestes del prianismo en las instalaciones del tricolor, destacó parte del discurso de Peña Nieto a la bufalada prianista y neo prianista: “…Algunos quieren adelantarse rumbo al 2018, para el PRI estos son tiempos de trabajo por México”, sentenció el presidente al tiempo de asegurar que “la historia nos ha enseñado que la visión populista, demagógica e irresponsable destruye en unos días lo que llevó décadas construir, México debe estar consciente de esto…”.No cabe duda que como dijera Paco Ignacio Taibo II “…Como México no hay dos… porque si hubiera otro los mexicanos nos iríamos al otro…”.

La retórica, la demagogia y la falacia, se reeditan en discursos en los que el ejecutivo en turno advierte que nadie puede adelantarse a tiempos electorales, por muy lejanos que parezcan, cuando en realidad no se predica con el ejemplo. Peña Nieto adelantó su campaña a la presidencia de la república durante 6 años de su gobierno, así lo hizo el inefable Vicente Fox Quezada, de cuyo personaje seguimos avergonzándonos por sus innumerables memeces y torpezas políticas que lo consolidan junto con Calderón y Zedillo como los peores presidentes que México haya tenido en décadas, cómo no recordar sus declaraciones en cadena nacional como gobernador de Guanajuato confesando que como ejecutivo de su estado “la chamba la hacían sus colaboradores porque él estaba en campaña para ocupar la silla del águila”.

Entre los prianistas sometidos y en su mayoría dóciles, farruqueros palmeadores, se encontraban visibles suspirantes a la gubernatura del estado de Puebla, con quienes de manera personal he tenido la oportunidad de platicar “tet a tet” de su sueño por ocupar en un futuro próximo la casa grande del cerro, y arrebatar el poder, prima facie, en la contienda corta a Rafael Moreno Valle y otros que esperan que el padrino con mayor poder los entronicen a la contienda por la grande. En el evento de marras, Guillermo De Loya, con quien mantengo una relación fraternal fue vitoreado por las huestes juveniles del Icadep en donde ha venido realizando la labor que acostumbra llevar a cabo en cada cargo en el que ha sido nombrado, y aunque discrepemos en algunos puntos ideológicos eminentemente políticos del actual PRI desdibujado, derechizado y entreguista, no deja de ser un hombre probo, inteligente, cabal, honesto y principalmente leal, como lo fuera su padre, gran amigo mío, hombre sabio y de trayectoria por algunos pamplineros injustamente cuestionada, a quien sigo admirando cada vez que escucho su voz en las grabaciones de “Puebla de mis amores”.

Memo De Loya ha sido víctima en algunas ocasiones de ácidos comentarios por mi parte (“Y Memo De Loya cantó la palinodia”), empero, tuvimos la oportunidad de que en amenas charlas pudiéramos aclarar mis percepciones equivocadas de su supuesto sometimiento, al dar por sentado que el priismo poblano (sic. prianismo?), apoyaba las aspiraciones de Blanca Alcalá.

Flaco favor le hicieron sus pupilos en aquél encuentro del CEN del PRIAN al destaparlo como prospecto para alcanzar la gubernatura. Guillermo, no necesita de ello, cierto estoy de que su capacidad e inteligencia política no hubieran permitido la euforia que genuinamente motivó a sus seguidores(as) a destaparlo. Este acontecimiento traerá como consecuencia que quienes se sienten con posibilidad para la chica y para la grande, en su momento no tengan la mínima civilidad política para iniciar una embestida mediática y de grilla politiquera en su contra, porque el miedo no anda en burro, entonces, debe quedar claro que el abanderado del prianismo en este estado con su mosaico político variopinto será impuesto a dedo, porque ni la ideología, ni la inteligencia, ni la capacidad, ni la cultura, son divisas que importen al tricolor, lo que importa es la praxis en su máxima expresión, ya sean ignorantes, estafadores, corsarios, bucaneros, zalagardas, araneros, hipócritas, en suma, personeros del mal, mientras garanticen el triunfo no por su capacidad, sino por su “popularidad” inmerecida, terminarán siendo los impuestos y enchufados a la elección primaria y luego a la grande. Mi querido Guillermo, les quedas muy grande a quienes no te dejarán pasar. Lo digo sin acritud, ¡pero lo digo!

mezavcm.abogados@gmail.com