Miscelánea Política

La gobernanza en Puebla, un ejemplo a seguir

Las mujeres se volvieron las principales clientes de las empresas de alquiler de servicios de transporte privado mediante el uso de aplicaciones, tipo Uber o Cabify

Para mi fraternal amigo Tony Gali
y para Diódoro Carrasco Altamirano (SGG).
Ejemplos de gobernanza en el Estado.

La gobernanza se define como: "las interacciones y acuerdos entre gobernantes y gobernados, para generar oportunidades y solucionar los problemas de los ciudadanos, y para construir las instituciones y normas necesarias para generar esos cambios..."

Para los detractores de este gobierno, que a 8 meses ha saneado, vía políticas públicas, infinidad de rezagos ancestrales, principalmente la pobreza y la marginación, de la mano del secretario General de Gobierno, Diódoro Carrasco Altamirano y sus secretarios de gabinete, sin dejar de aludir a la poderosa pero eficaz y eficiente Luz María Aguilar, Armando López, José "Pepe" Montiel y algunos otros, como Rafael Ruiz Cordero, uno de sus más cercanos colaboradores por su eficiencia y eficacia, más aún, fiel y leal escudero de las tareas financieras, así como al Fiscal General del Estado y a Gustavo Huerta Hiedras, hoy quiero referirme al oprobioso, cual infamante acontecimiento que ha trascendido a niveles internacionales, el cobarde asesinato de Mara Fernanda Castilla, víctima de un torvo animal, a quien por cierto en redes sociales consideran "presunto inocente".

El acontecimiento generó indignación no solo a nivel nacional, sino internacional, pero quisiera que alguien me diga quién puede reprochar la civilidad humana de las personas a quienes dedico esta entrega, quienes tomando el toro por los cuernos hicieron frente a todos los medios de comunicación, montándose en la cresta de la indignación masiva, por un acto que ofende el tejido social de los mexicanos y del mundo entero, la muerte de una joven con un futuro promisorio malogrado.

Según Amnistía Internacional, tan sólo en el Estado de México suman más de 150 casos y en Puebla 83 en lo que va del año, contra 26 en la Ciudad de México. El Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI) reporta por su parte que dos de cada tres mujeres mexicanas han padecido, por lo menos, un hecho de violencia en sus vidas. Y las cifras lejos de disminuir, han crecido año con año.

En este contexto, las mujeres se volvieron las principales clientes de las empresas de alquiler de servicios de transporte privado mediante el uso de aplicaciones, tipo Uber o Cabify, gracias a su intensiva campaña para posicionarse como la opción más segura de transporte, en un país en donde el transporte público y los taxis tradicionales, en casi todas las ciudades, son vinculados a robos, asaltos, violaciones, secuestros, homicidios y "halconeo" (vigilancia) para grupos del crimen organizado.

¿Quién puede reprocharle al Ejecutivo Estatal, que a tan solo 8 meses vista de su gestión no ha zanjado problemas mil? ¿Quién tiene conocimiento de las visitas al interior del Estado que Tony Gali viene realizando a costa de desvelar cloacas de estiércol que salen de sus predecesores, hasta RMV, escondidas bajo la alfombra? ¡Nadie!

A diferencia de las autoridades federales, que nuevamente han reaccionado con lentitud y absoluta falta de empatía hacia las víctimas, el Ejecutivo poblano y el secretario General de Gobierno, Diódoro Carrasco Altamirano, se negaron a tapar el sol con un dedo, y asumieron la responsabilidad de investigar y reprochar el crimen, así como de ir más allá, por lo que hace a las empresas involucradas, admitiendo finalmente la posibilidad de solicitar a la Secretaría de Gobernación Federal que emita la Alerta de Género en la entidad, pero sin descuidar la obligación de trabajar coordinadamente e ir a fondo para que esto no vuelva a suceder, bajo la premisa de que la responsabilidad en estos casos no puede dejarse a las víctimas, bajo ninguna circunstancia. Todo ello de manera responsable, sincera y comprometida con los poblanos, pero particularmente con la familia de Mara Fernanda.

Debemos recordar, a los que bien les vendría una buena dosis de ácido glutámico, que los gobiernos precedentes y a los que he hecho mérito, el escaqueo en temas de estas dimensiones era la constante de los medios militantes y al servicio del poder vivían felices con el chayo respectivo, camuflado bajo los acuerdos gobierno-medios de comunicación. Que quede claro, solo me refiero a los panfletos de baja estofa, cuyos directores vendieron su alma a los huachicoleros y hoy viven aterrados porque el que sirve a dos amos con uno queda mal. De manera reiterada, he sostenido y en esta seria casa editorial obran constancias de que mi apoyo incondicional a Tony Gali es indeclinable, nadie me lo puede reprochar, porque a las pruebas me remito. ¿Qué gobernante en tan poco tiempo, junto con su esposa ha logrado políticas sociales de tan altas dimensiones?

Me sumo a la indignación de todas aquellas personas que han hecho de sus protestas en redes sociales un clamor generalizado, para que el torvo animal responsable de la muerte de Mara sea sancionado con todo el peso de la ley.

Vaya entonces mi sincero reconocimiento para mi amigo el gobernador y para el secretario General de Gobierno, por tan atinadas acciones en este evento que enluta a miles de familias de este país. Lo digo sin acritud, ¡pero lo digo!