Miscelánea Política

¿Y el debate?


Debatir, refiere la Real Academia Española significa, cito textual: Dicho de dos o más personas: Discutir un tema con opiniones diferentes, contrastar ideas, generar disensos y contrastar posturas entre sí.

Con una inadecuada organización por parte del IEE, tuvo lugar un acontecimiento de lo que puede llamarse como usted quiera llamarle, pero no un debate.

Las expectativas de quienes esperábamos el intercambio de ideas, disensos, razones y propuestas, se convirtió en el escenario propicio para ver y oír a una mujer brillante, elocuente, avezada en política y espléndida oradora, me refiero a Ana Teresa Aranda. Escuchamos a un Tony Gali, respetuoso y mesurado, que evitó quizá para no exponer su ventaja porcentual, entrar a las provocaciones chungas de la candidata por el PRIAN, a quien vimos nerviosa, temerosa, desesperada y con el mismo tono cándido de quien no la conoce y que hoy se desmarca de Mario Marín, pero recibe órdenes de él y sus personeros en lo oscurito. Ofrece un gobierno de "puertas abiertas" ¡miente! Imagínense que siendo presidente del Comité Municipal del PRI y su asesor jurídico, nunca me recibió, pese a mis continuas peticiones que le hice por todos los medios a fin de tratar temas que nos convocaban, ¿acaso creen que un ciudadano común y corriente será recibido por ella de llegar al gobierno del estado?, ¡que se lo crea el chico Márquez! Observamos a una Roxana Luna que superó las expectativas y que lamentablemente carece del apoyo de su partido, de la otrora izquierda hoy desdibujada y sometida a los intereses del ejecutivo federal. Qué decir del candidato de "Morena", un total petardo, lerdo, soso, cansino y sin tablas para sostener un "debate", al que mejor le hubiera convenido enfermarse y lograr un puñado de votos con el impulso de AMLO, ¿Qué tristeza y que decepción para los seguidores de la única y verdadera izquierda? ¡Todo un fiasco!

Huelga hablar de ganadores en este tinglado electoral, empero, sí podemos hablar de perdedores, y quienes nos dan la razón de que no podemos ni debemos votar por ellos son la cuestionada candidata del PRIAN y el señor Quiroz, quienes reflejan en sus rostros la absoluta falta de credibilidad, en un primer caso, lo digo por experiencia propia, porque la conozco; y en el segundo por su total y absoluto desconocimiento de la política que no se le da, mucho menos para quien ha transitado en toda su carrera haciendo politiquería zalagarda y de ella ha hecho una profesión que de llegar al poder tendremos que encomendarnos a Dios nuestro señor y que la Virgen nos ampare. Lo digo sin acritud, ¡pero lo digo!

mezavcm.abogados@gmail.com