Miscelánea Política

El circo de la corrupción

Si todo parece estar yendo bien, obviamente has pasado algo por alto. Anónimo.

En seguimiento a mi entrega del pasado martes, diré que son ahora catorce días de trabajo intenso y de verdaderos desvelos por parte de los colaboradores del presidente entrante Tony Gali, para desfacer los entuertos que en tan corto tiempo han avistado y descubierto por parte de los ex "servidores públicos" de la administración pasada. Hablar de una cloaca es muy poco y hasta eufemístico. Al parecer Lalo Rivera estaba más ocupado en ver la manera de contrarrestar las políticas públicas del gobernador, (también me consta), que en ocuparse de cuidar las manos sucias de sus colaboradores quienes intensificaron sus deleznables actos mediante los actos de corrupción que de inicio llevaron a cabo con cierta "timidez y cuidado" para soltarse el pelo en el último año. Las palmas se las lleva por supuesto Amadeo Lara Terrones y sus más de cuarenta ladrones, le siguen Ernesto Bojalil, Sindico que pasará a la historia como muchos firmones que le precedieron (por incapacidad e ignorancia jurídicas), por lo menos en los últimos cuatro trienios y por su voracidad para hacer pingües negocios al amparo de los derechos que tenía y debía defender, pero que traicionó. La directora de Bienes Muebles e Inmuebles, Dolores Cervantes Moctezuma, quien ya se apresta a cargar hasta con la papelería de la oficina, si Mario Riestra no decide darle las gracias.

La tesorería es un asco, nula recaudación, chapucerías múltiples, condonaciones de personajes que no tienen el carácter de autoridad fiscal y por ende impedidos para llevarlas a cabo (amiguismo y negocios) y una serie de trapicheos a coste de los contribuyentes y deuda mucha deuda.

No obstante lo anterior, personeros del exedil han soltado el borrego, más bien diría yo el bulo, de que Lalo se esconde tras la capa protectora de Osorio Chong quien le ofreció su manto para que sus cuentas públicas sean aprobadas y sus colaboradores como los antes mencionados no pisen finalmente chirona a cambio de información, toda la información política que presumen tener los personeros de aquél, para frenar las futuras aspiraciones de Rafael Moreno Valle, no solo pregonan esto sino que dan datos, fechas y señales de los días en los que fueron recibidos en Bucareli por el mismísimo Secretario de la Gobernación Federal, quien está dispuesto a hacer lo necesario para que esta Legislatura (por lo menos contando con los priistas genuflexos de siempre) defiendan con uñas y dientes las manchadas cuentas del ex edil. Considero que debemos dejar a un lado la politiquería, retomar la política verdadera y no dar un paso atrás a la impunidad manifiesta, me parce inaudito y deleznable que quien cargue con los cientos de muertos de la corrupción del trienio pasado sea Tony GaliFayad.

Debe quedarles claro que no desconfío de la honestidad del ex presidente municipal, me duelo como poblano capitalino y reprocho la abulia, la tolerancia, la irresponsabilidad al hacer los deberes. Su obligación permanente era hurgar en las entrañas de áreas tan sensibles como la Seguridad Pública, empero, el servilismo de Amadeo Lara Terrones lo llevó a pasar por alto los actos de vandalismo que él y sus compinches ejercieron en aras de nuestra "protección".

Connivencias con la delincuencia, esquilmos y cuotas quincenales a trabajadores del área, predación sexual a colaboradoras, fueron la constante de la mancuerna Lara Terrones-Flores Huepa.

Reitero, por otra parte que la Presidenta del DIF Liliana Ortiz de Rivera siempre se significó por su sencillez y por su compromiso social en políticas públicas y tareas que no admiten reproche, más bien ser aplaudidas. ¿Quedamos?