Miscelánea Política

Un ayuntamiento fallido

Para: mi amigo Héctor Hernández Sosa, afectuosamente

Recientemente y en diversos medios de comunicación Eduardo Rivera, presidente municipal saliente de esta ciudad capital, ha confirmado que desde hace algunos días dejó de recaudar pagos por concepto de predial, al tiempo de solicitar una "disculpa" a los particulares cumplidos por tan inusitada determinación.
El Código Fiscal y Presupuestario del municipio de Puebla establece los conceptos de causación y pago para que el contribuyente u obligado conozca las fechas en las que debe realizar el pago al que está obligado enterar al municipio al que pertenece.
Por otra parte es sabido por todos y así lo ha determinado la Corte que ningún acreedor y mucho menos una autoridad puede negarse bajo pretexto alguno a recibir un pago.
La reforma al Artículo 115 constitucional en 1999, otorga al municipio la calidad de gobierno y expresamente establece que ejercerá en forma exclusiva sus facultades constitucionales. Al respecto, ambas Cámaras integrantes del Constituyente Permanente, coincidieron en que en gran medida la iniciativa obedecía a la impostergable necesidad de retirar toda forma de intromisión de los otros niveles de gobierno en las decisiones municipales; establece que los ayuntamientos, en el ámbito de su competencia, propondrán a las legislaturas estatales las cuotas y tarifas aplicables a impuestos, derechos, contribuciones de mejoras y tabla de valores unitarios de suelo y construcciones que sirvan de base para el cobro de las contribuciones sobre la propiedad inmobiliaria; prevé que los presupuestos de egresos serán aprobados por los ayuntamientos con base en sus ingresos disponibles; robustece la facultad reglamentaria, creando, a juicio de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el quinto orden jurídico, pues permite que, posteriormente al ejercicio de la facultad formalmente legislativa, los municipios conforme a las bases que fije el Congreso del Estado, emita reglamentos que adecuen la norma a la realidad de sus territorios.
La situación actual del municipio de Puebla es compleja, la corrupción rampante e irrefrenable en el gabinete de Rivera Pérez (principalmente en Seguridad Pública, en colusión con su amigo Amadeo Lara) y la situación agravada a partir de las recientes reformas a la Ley de Coordinación Fiscal, nos lleva a establecer el estado que guarda la normatividad sobre impuestos territoriales, sus perspectivas, problemática y propuestas.
La autoridad fiscal municipal, como ya se dijo, debe y tiene la obligación de recibir las declaraciones, avisos, solicitudes, manifiestos y demás documentos tal y como se exhiban, sin hacer observaciones, ni objeciones y devolverá copia sellada y comprobante de pago, en su caso, a quien lo presente.
Finalmente es claro que en tratándose de los días inhábiles para efectos fiscales que han sido establecidos por el legislador, así se prevé en la actualidad para ajustarlo a las disposiciones federales sobre días inhábiles para ajustarlos a los fines de semana.
La determinación de Lalo Rivera viola la constitución y normas que rigen su actuación, afecta derechos de particulares obligados al pago de contribuciones, impuestos derechos, etcétera, pues sin que sea imputable a ellos estarán pagando con recargos por la irresponsable actitud de determinar no recibirlos. Independientemente de las operaciones ante notario público, que exige que en una transacción de dominio se cuente el pago predialal corriente.
No cabe duda que igual que su predecesora Blanca Alcalá este gobierno municipal va a pasar a la historia como un ayuntamiento fallido.