Miscelánea Política

Volvamos a las voces de las bases

Para mi nuevo Amigo Rene Valdivieso Sandoval. Sinceramente.

En mi columna anterior señalé que la expulsión de algunos priistas encumbrados, que no necesariamente distinguidos, resultará inútil si no va acompañada de otras decisiones, orientadas a rescatar al PRI poblano de la ignominia en la que se encuentra.
A mayor abundamiento, todo aquél que llegue a ocupar un cargo en la dirigencia local, debe comprometerse abiertamente a la atención primordial de las bases priistas, solamente “atendidas” en tiempos electorales para obtenido el cargo, nunca más volver y tener por respuesta para ellos el desdén y la frialdad de sus rostros políticamente esmirriados, para pretextar que esto o aquello sale de sus posibilidades. Ni gestores, ni legisladores, ni gobernantes de puertas abiertas ni cumplidores de sus promesas de campaña ni luchadores de los ideales y postulados del partido echados a la hamaca por tener una curul, un escaño o la dirigencia del desarrollo del estado o municipio obtenido en la urnas, ¿verdad precioso?, por el contrario, obtener lo que de inicio querían, estar ahí para hacer negocios durante el cargo, ¿verdad Carlos Peredo?
Reitero, deben tener la capacidad y el valor suficiente para anteponer siempre el interés superior del priismo en Puebla y no convertirse en simples peleles de grupos mezquinos, contrarios, y hasta antagónicos como nos sucede con este mindundi de Pablo Fernández, anodino y paniaguado presidente de mi instituto político, dibujado en líneas anteriores.
Se buscan líderes capaces, firmes, verticales y con la suficiente legitimidad como para no dejarse intimidar y defender eficazmente los principios y las posturas políticas del partido, desde su realidad como oposición local; pero también para reconocer los yerros y no repetirlos. Liderazgo, estrategia, operación y respeto a las bases, con gallardía y humildad, pero también con coraje y un par más.
Mujeres y hombres con iniciativa, que honren su palabra, cumplan acuerdos y entreguen resultados. Personajes reconocidos por no dejarse mangonear, como alguna vez intentó hacerlo conmigo un sicalíptico exsecretario de gobernación estatal, cuyo nombre ni siquiera vale la pena repetir  por decoro, (el apellido si, Arredondo, quien sínicamente aspira vía Melquiades Morales con ser abogado general de la BUAP), predador sexual, que al final termino con las alforjas cargadas y llenas de dinero sucio, producto de la corrupción  en su máxima expresión y de infinidad de sus trapacerías propias de su naturaleza, gracias a la tolerancia de su protector, socio y jefe, hoy flamante presidente de la Fundación de nuestra “Alma Mater”. ¡Cuánta podre!
Después de este desahogo a manera de catarsis personal. Hablaba de mi partido, de la necesidad de un parto grandilocuente y doloroso, que diera a luz la oportunidad real de recomponer a este instituto, con apego a sus principios y en defensa de los intereses de la verdadera militancia, luchar por que el próximo proceso electoral tenga candidatos en todos los espacios a los deseados y necesitados por las bases, ya no más el dedazo sempiterno que como rayo nos caiga desde arriba.
Hacer que nuestra frase emblemática “Democracia y Justicia Social” se haga una realidad; que la simulación y el sometimiento queden atrás, para abrir paso a la decisión de quienes nos han encumbrado al poder y a la toma de decisiones.
Si, a las bases del partido, a las voces de cientos de miles de militantes que todavía confían en este instituto que se ha ofrecido como paladín de las causas populares, de los sectores obreros y campesinos de los protectores del indígena y del campo y no de este oscilante PRIAN mimetizado con la ultraderecha, no a este instituto hibrido y entreguista a los intereses trasnacionales, convertido en un estado vasallo principalmente de nuestros vecinos del norte, a quien ponemos en charola de plata gran parte de nuestra soberanía, al abrir brutalmente al mercado nuestras áreas estratégicas, cuadrando las leyes para su servicio y el de los países poderosos de Europa que también tendrán parte del botín en este despojo que se avecina con la connivencia absoluta de senadores y diputados que han defraudado con sus acciones a los electores a quienes se deben, moruecos del camandulero que les ordena y ellos cumplen a pie juntillas sin saber, lo que aprobaron y peor aún sin saber que con ello están asestando el último golpe a esta política que han confeccionado en un cajón de muerte, de hambre y de pobreza, donde los que menos tienen, pagarán el precio de sus actitudes de vergüenza desmedida que hace añicos la poca dignidad que les queda.
Volviendo al territorio poblano, termino señalando que se equivocan quienes piensan que no hay prisa, pues aún falta mucho para el 2015. Estamos a unos meses de que se renueven la legislatura local y los 217 ayuntamientos. A los diputados y regidores priistas les urge tener un partido que los oriente y arrope, ante las acechanzas y presiones por venir. Una dirigencia en la cual confíen y que puedan mirar con respeto.