Miscelánea Política

Incongruencias lamentables

Para Richard Pérez Fortino.
Que en paz descanse.

Desde el mes pasado, he dedicado este importante espacio que me brinda Milenio Puebla, para referirme al ambiente que campea entre los equiperos de los 2 partidos con mayores posibilidades para alzarse con el triunfo en las elecciones de 2016 y, consecuentemente, de 2018. Me referí a la simulación pertinaz entre aquellos que aspiran a contender por la mini gubernatura dentro del tricolor, a los festejos, encuentros "ocasionales", que han provocado la salida a escena de quienes aseguran hoy están más unidos que nunca, y juntos apoyarán sin resentimientos, con toda la fuerza que da la solidaridad que pregonan, al elegid@.

Expresé, que todos estos actos, vistos desde fuera, representan el ejemplo vivo de la mentira, la falacia, y de la verdadera desunión existente en mi partido, en donde los rifi rafes entre ellos son una constante. Ahora resulta que quienes fueron acérrimos enemigos, ofrecen su mejor sonrisa y abrazados, todos, quieren mostrar que en el revolucionario, están más unidos que nunca. Falso, con posterioridad a lo dicho en este espacio, mi amigo, hoy diputado federal, Alejandro Armenta Mier, ex presidente del CDE del PRI, confirmó, ex post, mis asertos, y públicamente, con cierta valentía, expresó, cito textual:"...Lo que dije, y lo sostengo, es que de nada nos sirve tomarnos fotos. Si con reuniones y con fotos se asegurara la unidad, en 2010 hubiéramos ganado la gubernatura (...) Tengo conectado mi cerebro con mi boca y con mis actos. En este sentido lo que considero es que no es correcto, con mucho respeto lo planteo y lo digo. No es con el show político, no es con fotos, no es con reuniones que no te llevan a nada como vamos a lograr la unidad del partido. Si no hay un plan de trabajo, si no hay una estructura, si no hay una estrategia, no llegamos a nada. Eso es lo que hace falta. Pero puntualizo, jamás censuraría o criticaría una reunión de mis compañeros en el ámbito privado o público. Es respetuoso, pero yo tengo una opinión diferente al respecto...". Nunca mejor dicho. Las afirmaciones de Alejandro generaron escozor y prurito entre aquellos que habían armado el tinglado falaz de la supuesta unidad partidista, desconozco las razones por las cuales, la actitud valiente de este joven político no se haya sucedido, quizá porque en el partido está proscrita la autocrítica, la libertad para expresar lo que se piensa cuando las cosas no van bien, lo cierto es que, las expresiones sinceras de Armenta Mier no volvieron a aparecer. ¿Jalón de orejas?, ¿sometimiento? Vaya usted a saber. En el Partido Acción Nacional no cantan mal las rancheras. La inminente salida de Tony Gali del cargo que hoy ocupa como primer regidor en el municipio de Puebla para contender por la mini gubernatura, ha provocado una sacudida al interior de los panistas radicales, quienes pretenden frenar su aspiración por considerarlo un cuerpo extraño dentro del instituto político conservador, con la salvedad, en este caso, de que se trata de un pequeño grupo de yunquistas que conjuran en su contra con la firme intención de descarrilar su proyecto para acceder a la gubernatura del Estado, una vez celebradas las elecciones de 2016. El escenario que los poblanos viviremos desde el mes de enero hasta el día de la elección anuncia nubarrones, expertos en prensa negra se alacian los bigotes y se frotan las manos para iniciar un trabajo ignominoso, contrario a la verdadera democracia que permita al sufragante votar sin prejuicios o sesgo alguno, un sinnúmero de bulos, borregos y trascendidos falsos, empiezan a ser preparados con todo y retoque para exhibirse en plena contienda electoral, y así, a través de la descalificación, debilitar la imagen de los contendientes, incluyendo el "fuego amigo" por ambos lados, que de cierto ya se cierne sobre los pretendientes al poder.

Las actitudes asumidas públicamente por los equiperos de ambos partidos son no solo tersas, sino dan la apariencia de que existe civilidad política, unidad, y que todos son ajenos a intereses personales, vamos, fieles combatientes de las aspiraciones "legítimas" del próximo elegido. Incongruencias y más incongruencias son las que se suceden en estos actos, la hipocresía y la maldad es la constante, el show circense de la política en su máxima expresión.

Si el hombre de Stagira despertara, se avergonzaría al darse cuenta que sus improntas en materia de democracia, son exactamente lo contrario. La politiquería en Puebla no ha podido ser desterrada, la civilidad y la independencia de los protagonistas miembros de ambos institutos es tan solo una quimera. Finalmente, si las cosas siguen como van, por el contrario increscendo, no solo será la democracia la que pierda, sino los gobernados que aspiran tener un mandatario dedicado de lleno a la política, entendida esta como una herramienta destinada al bienestar de sus mandantes, es por ello que los resabios del pasado, los enconos personales, y los intereses personales, deberían -y no me refiero a la teoría kantiana- estar ausentes en esta batalla electoral, en donde no existen adversarios políticos, existen enemigos, venganzas, y otras promesas juradas por quienes se sienten estrategas de los que finalmente habrán de gobernarnos. Por cierto, me veo en la obligación de tranquilizar a todos los poblanos de esta ciudad que han festinado la derrota del senador "rajao", quien ha trascendido que será el sucesor de Tony Gali. Fanfarronadas propias de este chupóptero de la política, ¡no se espanten! Lo digo sin acritud, ¡pero lo digo!

 mezavcm.abogados@gmail.com