Miscelánea Política

Incongruencia total

Para Rodrigo Abdala Dartigues.

Con sincero afecto.

 

La semana próxima pasada, el anodino presidente del PRD Carlos Navarrete Ruiz, se atrevió aún sin gónadas suficientes, a expresar lo que le mandaron los alter egos del PRD desdibujado y en quiebra. Exigir a López Obrador diera las razones de la trillada “caída del sistema”, interpelando a Manuel Bartlett explicara qué es lo que sucedió en aquél evento mitológico. El abyecto presidente del PRD pretendiendo asumir una actitud que pueda generar escozor en la persona de Andrés Manuel López Obrador se lanza al vacío, carente de dignidad política, obedeciendo a sus amos, en especial a Peña Nieto y Televisa en un tema más que refriteado.

La verdad es que el PRD, desguazado, servil a los intereses centrales, ha entregado lo que nos pertenece, la pregunta surge, ¿dónde quedó la izquierda?; ¿dónde la ideología nacionalista que motivó la interpelación Cuauhtémoc Cárdenas tet a tet para increparlo para expresar que el nacimiento de este partido sería un dique para la entrega de este país? Carlos Navarrete, mindundi y teleñeco del poder en turno, ha entrado en un espiral de un remolino que lo asusta, al que le teme, y por ello se conduce como lo que es, un gerifalte, político cutre de baja estofa. Junto con él, los “chuchos”, cooptados en su momento por el poder de Calderón Hinojosa, hoy por Peña Nieto. ¿Dónde la dignidad?; ¿dónde la ideología?; Carlos Navarrete, el sumiso, el títere de todos, el traidor, aquél que se entregó en cuerpo y alma a la ideología de Andrés Manuel López Obrador, hoy lo descalifica, lo ofende, y en su discurso pretende por órdenes del poder en turno frenar una política defensora de lo que nos pertenece. ¿Quién es Carlos Navarrete para increpar a Bartlett? Nadie. Un alfil más de esta política neoliberalista que ha entregado todo, que se suma a los quehaceres y deberes que ordena nuestro vecino del norte. ¿Y la ideología?; ¿y la dignidad?; ¿dónde señor Navarrete?

En el Senado la simulación es una constante. Un “chucho”, Luis Miguel Barbosa, expresando lo que no conoce ni lo que sabe. Su proclividad en contra de las áreas estratégicas ha sido una constante.

Manuel Bartlett es mucha pieza para ustedes. Pretender la desaparición de la coordinación del PT resulta inocuo. La voz de un nacionalista estará presente, Navarrete y Televisa son lo mismo. Las huestes del PRD no lo han entendido. ¡Revelación!, exige la izquierda Cardenista, Navarrete y sus secuaces no lo entienden.

El PRD ha defenestrado su ideología sesgándose a la derecha neoliberal. No nos engañemos, quienes somos conscientes de los estatutos de la izquierda, hoy desvencijada, es una realidad histórica que Navarrete no podrá contradecir, tampoco lo hará Miguel Barbosa, pese a sus simulaciones que contradicen al sistema que nos ahoga y que hace víctima de una reforma energética deleznable en favor de los intereses transnacionales.

Hipocresía, abyección, sometimiento, entrega total a los intereses transnacionales que se siguen apoderando de lo que nos pertenece.

La traición de Carlos Navarrete no nos extraña, él obedece a pie juntillas a sus amos y señores, Peña Nieto y Televisa, quien no lo vea así se equivoca. Analicemos los estatutos del PRD y démonos cuenta de que Navarrete es un cochise de Peña Nieto como lo fue Jesús Ortega y todos los “chuchos”.

Andrés Manuel López Obrador es la esperanza de nuestro futuro. No se equivoquen, analicemos después, y en su oportunidad, elijamos.

mezavcm.abogados@gmail.com