Miscelánea Política

Homenaje a una gran dama

Hace unos días la Presidenta del DIF municipal, siguiendo los pasos de Martha Erika Alonso de Moreno Valle, con un gran sentido de altruismo y de servicio (así la he conocido desde hace muchos años), volvió a mostrar el gran interés que debe tener un verdadero servidor público. Generar el milagro del apoyo y atención a quienes necesitan de una mano que haga sus deberes dado el cargo que hoy ocupa y no dedicar su tiempo a eventos banales aderezados con un gran boato y para que todos sepan lo que se hace.

Hoy Puebla Capital, de la mano de Dinorah López de Gali, inauguró para bien de quienes carecen de un lugar en donde pasar la noche y no quedar expuestos a una temporada fría desde el punto de vista climático, un dormitorio más que digno y provisto de todas las necesidades que pueden tener los necesitados, conozco a Dinorah y me constan los valores que anidan en su alma, mujer sensible a los problemas y necesidades más ingentes de los que menos tienen, de sentimientos altruistas y con una gran capacidad intelectual para ejecutar y llevar a cabo políticas públicas de gran beneficio para el colectivo depauperado.

Dormitorios dignos, abrigo y alimentos para quienes eventualmente requieran transitar y disfrutar de ésta casona creada para dar -que no para recibir-, en otra entrega y en este mismo espacio me referí a Socorro Alfaro de Morales, Margarita García de Marín, Isabel Pensado de Pacheco, quienes dedicaron su tiempo en cuerpo y alma a servir a los demás, a quienes la fortuna los ha mantenido en situaciones de desgracia por razones que sólo ellos conocen.

 Ahora, los poblanos damos cuenta de un servicio más entre muchos tantos que el empeño, fuerza, determinación, y principalmente deseo legítimo de servir está llevando a cabo la Presidenta del DIF municipal a quien dedico ésta entrega, si bien éste opúsculo puede parecer un acto eminentemente laudatorio, más bien el teclado que me acompaña para ponerlo en blanco y negro, representa un homenaje de un poblano que también tuvo la oportunidad a través de Hilda Torres Gómez, mi esposa, de hacer lo propio en el interior del Estado. Recuerdo una frase que escuché ocasionalmente y que viene al pelo en ésta entrega “Dar hasta que te duela”, Dinorah, me consta, es una mujer con acendrados principios morales y afectivos que le permiten dar sin privilegiar a nadie y favorecer a todos los necesitados.

Enhorabuena, señora presidenta del DIF municipal, porque sigue siendo la mujer que conocí, aquella que se emocionaba hasta las lágrimas cuando en su casa tuve la oportunidad de expresar un pensamiento cuyo título es “Papá olvida”, y que habla de un padre rudo, quizá inconsecuente con su pequeño hijo, quien todos los días lo despedía con la mano para decirle “Adiós papito”, aquél padre rigurosamente estricto consideraba que la mejor manera de educarlo era a través de la mano dura y en muchas ocasiones de gritos impertinentes, actitud que después de reflexionar se confiesa ante su pequeño que dormía plácidamente para prometerle que a partir de haber escuchado en su biblioteca que el párvulo al despedirse arrancó en tempestuosa carrera para abrazarlo y para besarlo.

Postrado en la cama del niño el padre le dice que: “…Su corazón es grande como el sol entre las colinas…”, y una serie de expresiones que culminan con un hombre que se ve obligado por necesidad a cambiar y volverse un verdadero padre.

Recuerdo que Dinorah se emocionó hasta las lágrimas, tan sólo por pensar en aquellas escenas de un padre con un hijo. ¡Cómo no homenajear a ésta gran mujer de manera equiparada con el padre arrodillado ante su hijo que reconoce sus errores y ofrece ser un verdadero papá!

Hoy Dinorah se asume como aquella gran madre que no ve rostros ni condiciones y se convierte en una madre de quienes de cierto gozarán de una política pública que es tan grande como su corazón entre las colinas. ¡Enhorabuena señora Presidenta del DIF municipal!

mezavcm.abogados@gmail.com