Miscelánea Política

¿Flor de un día?

Al amor de mis amores, Fernandita Meza Viveros, por sus 17 años.
Por su felicidad.

Parece que las expresiones de inconformidad por parte de mi amigo Alejandro Armenta Mier han seguido dando tela para el debate, principalmente entre los simuladores de mi partido, quienes acostumbrados a la cultura de la línea y del sometimiento no lo ven con buenos ojos. La autocrítica, el disenso y la justificada rebeldía contra los actos de hipocresía y división que impera entre los principales cuadros del tricolor, tienen que resistirse, aceptarse, apechugar como si no pasara nada.

La tímida rebelión de Alejandro Armenta, a quien se le acusa injustamente de haber perdido la elección de 2010 se ha incrustado como una piedra en el zapato de quienes se sienten los estrategas electorales en la contienda por venir, empero, Alejandro tiene razón, y espero que mostrando la dignidad que hace algunas semanas hizo patente al encarar a sus teleñecos correligionarios lo debe hacer sentir bien, más aun, me parece que esta actitud frontal, abierta, asumida por Armenta Mier no debe quedar ahí, sus opiniones forman parte de la democracia en la que vivimos, también del mercado de ideas que el sufragante recibe de quienes aspiran alcanzar el poder. Felicito a Alejandro, no solo eso, lo exhorto a que sin tapujos, siga expresando lo que él considera atropellos a la democracia interna del PRI, que desoiga las "recomendaciones" o reclamos de lo que ha sido objeto a raíz de que se reveló en contra del show mediático de los suspirantes a la mini gubernatura y de la simulación que los acompaña. Ser autocrítico no representa traición alguna, el silencio por el contrario, lo convierte en un camandulero a las órdenes de su morueco, ¿qué quieres que piensen de ti tus seguidores Alejandro?, ¿qué eres uno más de los muppets a quienes criticas por su abyección ostensible?, o por el contrario, un abierto detractor de la falacia, la simulación, y de las decisiones cupulares que tanto daño han hecho a la democracia interna de este instituto político y que solo caben los agachones, levanta dedos, y quizá muy pronto levanta manos.

Por si mis lectores no se enteraron cuáles fueron los supuestos esputos de los que acusan a Alejandro Armenta, nuevamente los traigo a este espacio para su conocimiento y mejor comprensión de esta mi participación semanal. Hace tres semanas el hoy flamante diputado federal y aspirante a contender con todo derecho por la mini gubernatura expresó a un medio de la prensa escrita, cito textual:

"... Lo que dije, y lo sostengo, es que de nada nos sirve tomarnos fotos. Si con reuniones y con fotos se asegurara la unidad, en 2010 hubiéramos ganado la gubernatura (...) Tengo conectado mi cerebro con mi boca y con mis actos. En este sentido lo que considero es que no es correcto, con mucho respeto lo planteo y lo digo. No es con el show político, no es con fotos, no es con reuniones que no te llevan a nada, cómo vamos a lograr la unidad del partido. Si no hay un plan de trabajo, si no hay una estructura, si no hay una estrategia, no llegamos a nada. Eso es lo que hace falta. Pero puntualizó, jamás censuraría o criticaría una reunión de mis compañeros en el ámbito privado o público. Es respetuoso, pero yo tengo una opinión diferente al respecto ..."

Ojalá que estas expresiones de justificada rebelión no hagan que pensemos que la voz de Alejandro ha sido acallada ni que su valiente actitud sea solo flor de un día.

 mezavcm.abogados@gmail.com