Miscelánea Política

¡Especialísimo! Un ejemplo a seguir

Para Alfonso Esparza Ortiz

Que Dios te llenes de bendiciones.

El pasado viernes, en el noticiero “Primero Noticias” de Televisa, con un espléndido reportaje de Danielle Dithurbide, tuvimos la fortuna de que por fin se diera a conocer una de las más importantes obras de naturaleza social llevadas a cabo por el rector de la UAP, Alfonso Esparza Ortiz, el restaurante “Especialísimo”, constituye una obra social que no tiene parangón en el país, al ser considerado el único en su especie, se trata de un establecimiento comercial en donde jóvenes con diversas discapacidades se han integrado de lleno a la sociedad y han sido incluidos por quienes lo visitan. Tengo la fortuna de que Carlos, el amor de mi vida, a quien hace 20 años habían diagnosticado con una enfermedad cerebelosa que le impediría vivir más de 7 años, (en aquella ocasión, Charly tenía 3 años).

Mi fe en Dios, así como la de Hilda Torres, su madre, hicieron que lucháramos de manera incansable porque este vaticinio fatal no se produjera, y así contamos con el gran apoyo de mi jefe, amigo y mentor, Manuel Bartlett Díaz, quien me dio todas las facilidades y el apoyo económico (de su bolsillo), me consta, para que fuera llevado a Houston, Texas, en donde innumerables diagnósticos y exámenes clínicos sólo nos daban pequeñas esperanzas para que Carlos creciera de manera “normal”, entonces, sobrevino otro milagro, mi entrañable amiga, Ángeles Espinosa Yglesias (q.e.p.d.), se convirtió en mi mecenas para proveerme de todo lo necesario y acudir a Nueva York con un médico que personalmente ella contactó en la gran manzana, Darryl C. De Vivo, a quien también le debemos todo, sus conocimientos y su sabiduría hicieron que Carlos fuera mejorando poco a poco, y lo mejor, nos dio la certeza de que mi pequeño tendría una vida “normal” y viviría durante muchos, muchos años, como ha acontecido. Debo hacer notar que Ángeles costeó todos y cada uno de los viajes anuales que por más de 7 años hacíamos, en ocasiones cada 6 meses, para visitar al galeno, viajes de avión en primera clase, hoteles, alimentos, diversiones, y una cantidad considerable que proveía para que Carlos la destinara tal y como él quisiera, paralelamente acudimos al Ciren, en Cuba, donde tuve las fortuna nuevamente de encontrar a un neuropediatra excepcional, quien también forma parte de este milagro, me refiero a mi amigo neurocirujano Carlos Maragoto, quien contó con la disposición y esfuerzo de Hilda Torres, quien vivió en Cuba al lado de mi pequeño durante 8 semanas ininterrumpidas, las terapias y los tratamientos que no pugnaban con los del Doctor De Vivo, lograron que Carlos caminara mucho mejor y que su capacidad para discernir y comprender las cosas que le sucedían por fin iban a ser superadas, empero, el verdadero luchador incansable es Carlos, quien hoy a sus 23 años hace una vida totalmente normal, es un pintor excepcional, pese a su problema cerebeloso, practica futbol, box, hace ejercicio en un gym, trabaja para el ayuntamiento de Puebla, ocurre al Cepaj con Gaby Vargas, aceptó con denuesto estar sometido durante años a terapias psicomotoras, del habla y aprendizaje, con una gran persona como es Sandra Colchado, en suma, es un campeón.

Recuerdo haberle solicitado al entonces rector Agüera, un espacio en el Complejo Cultural Universitario, para el desarrollo de los jóvenes con discapacidad, miembros del Cepaj, todo se quedó en promesas, la tenacidad de Gaby Vargas hizo que insistiéramos, y fue Alfonso Esparza quien de manera inmediata puso manos a la obra. El proyecto de “Especialísimo” ya era una realidad, de inmediato mi amigo Alfonso, con ese gran corazón que lo caracteriza se sumó al proyecto de la directora del Cepaj, quien después de explicarlo de manera puntual lo convenció, hoy es un ejemplo de vida no sólo para Carlos, este proyecto permite a todos los jóvenes con discapacidad, bajo la responsabilidad de Gaby para integrarse a esta historia de vida, en la que han ido desarrollando una serie de habilidades relacionadas con el expendio de innumerables productos que ahí se expenden, y que los propios alumnos preparan con amor y que compiten con cualquier restaurante integrado por profesionales. Un sin número de snacks, entre café, jugos, pizzas, chilaquiles, paninos y varios alimentos hoy son disfrutados por alumnos, maestros, y visitantes en general, en el corazón del Complejo Cultural Universitario de la UAP. La felicidad que se refleja en los rostros de cada uno de los jóvenes que atienden “Especialísimo” no tiene precio, el desarrollo emocional, psicológico, que Alfonso Esparza les otorgó con una voluntad sin cortapisas y convencido de que las actividades de su rectoría también tienen el de dar a los demás, y principalmente a quienes más lo necesitan, es un gesto que la vida ha de compensarle, la lucha incansable de Gaby Vargas para que su proyecto fuera aprobado fue el punto de partida de un hecho que se ha convertido en una realidad, sin embargo, si el corazón de Alfonso Esparza no hubiera sido tocado en el momento mismo de habernos escuchado, todo hubiera quedad en meras expectativas. Hoy “Especialísimo” es una realidad única en el país, ninguna universidad de otro estado ha logrado lo que la determinación de quienes ofrecimos el proyecto para su consolidación pueda jactarse de que lo tiene, saber dentro de su alma que la decisión inmediata para que “Especialísimo” existiera se la debemos a un gran rector, gracias Alfonso Esparza, por tu amistad, por tu corazón, porque lo que tú hiciste no sólo es especialísimo, va más allá de lo tangible, lo material, va de la mano con valores que anidan solo en el corazón de un hombre como tú.

mezavcm.abogados@gmail.com