Miscelánea Política

¡El que semueve no sale en la foto!

Para Rodolfo Sánchez Corro.
Por su talento y vocación de servicio.

¡El que se mueve no sale en la foto!, esta conocida expresión resulta de un comentario pronunciado en una entrevista por el político español nacido en Sevilla, Alfonso Guerra González, declarado hijo predilecto de Andalucía, figura destacada en la transición democrática española, vicepresidente con Felipe González por el (PSOE), Partido Socialista Español, por sus siglas y que aquí en México hizo famosa Fidel Velázquez. Las expresiones que trascienden en el tiempo como la que da título a esta entrega son conocidas como "perlas políticas", entonces, por ello consideré oportuno a ocho meses vista de que tome posesión Antonio Gali como gobernador de nuestro estado, el nerviosismo e incertidumbre que a muchos "colaboradores" y por tanto, personajes que asumen la paternidad de la victoria, han provocado que sin pudor alguno y en "secreto" confíen a sus adláteres, parientes, conocidos y amigos algo así como: "...Tony ya me dijo que me voy a la secretaría de ...". Por supuesto no faltan los currinches de la política que dan por sentado que el futuro gobernador consolidará su gabinete del mismo modo que lo hizo Mario Marín, a quien en no pocas ocasiones me atreví a sugerir que por ningún motivo tuviera en cargos de alto nivel a sus amigotes de siempre, ¿testigos?, Javier López Zavala, Ricardo Velázquez Cruz, Ernesto Ramírez López, Hugo Manlio Huerta Díaz de León, Armando Toxqui Quintero, Valentín Meneses, todos ellos lo escucharon en diversas reuniones en mis oficinas utilizadas para la elaboración de su plan estatal de desarrollo, por supuesto que una de mis principales oposiciones frontales fue la de que nombrara a Javier García Ramírez, a Fernández Soto, entre los que se perfilaban como seguros para ocupar un alto cargo por su ostensible cercanía con el entonces mandatario electo y conocidos por su alto grado de corrupción e ineficiencia. Recuerdo haberle comentado que sería conveniente tener como asesores a personajes reconocidos nacional e internacionalmente y con un alto nivel y capacidad en el servicio público, quienes de cierto no aceptarían una secretaría de estado, empero, si brindar la asesoría que en su momento recibió Manuel Bartlett de ellos, me refiero nada más ni nada menos que al gran Salvador Rocha Díaz, para mí uno de los mejores juristas que ha tenido este país; al Doctor Fernando Pérez Correa, politólogo y exsecretario de gobernación federal con Manuel Bartlett Díaz, con una gran cultura general y avezado en los menesteres de la política; al Doctor Benavides Ilizaliturri, experto en educación y creador de innumerables políticas públicas en el ramo; al Doctor Mario Huerta Huitzil, uno de los mejores ambientalistas a nivel internacional, poblano de nacimiento y posgraduado en Massachusetts. Nunca olvidaré que la expresión de Mario Marín a mi persona fue, que no quería "sabios" en su gabinete, porque si alguien conocía el estado para gobernarlo era él. Por supuesto que me concreté a respetar sus decisiones sin dejar de pedirle que su gabinete fuera digno de un gobernador que de salir airoso, alejado de la corrupción y con un desempeño en que la divisa fuera la probidad y la eficiencia, tendría todo para competir para la presidencia de la República. Todo fue una quimera. En tan solo unos meses, Marín se convirtió en el personaje más repudiado a nivel nacional e internacional por el caso Lydia Cacho, lo malo es que el desenfreno y la soberbia lo llevaron a gobernar con un gabinete de quinta, inexpertos, improvisados, gerifaltes, chorizos, y así fue como vino la desazón.

En muy poco tiempo, los servidores públicos de infantería daban cuenta del nepotismo, la corrupción, los impuestos a dedo, los aviadores, en suma, un gobierno desastroso.

Ahora que todos quieren salir en la foto, y no saben qué hacer colgándose de liana en liana para acercarse a Tony Gali y convertirse en titulares de alguna secretaría de estado no me queda más que recomendarle a quien tomará las riendas del próximo gobierno que, por el bien de Puebla y los poblanos, no se deje llevar por el amiguismo, el pago de supuestas facturas y favores, haga oídos sordos a recomendaciones lineales, para que los habitantes de este estado tengamos la certeza de que no anidarán en su gabinete aquellos chupópteros del mal de los que nos salvamos de no haber sido él el ganador, y a la postre se conviertan en un lastre y en un desastre para un gobierno que se ofrece comprometido con la sociedad poblana, con las políticas públicas, con la honestidad, la buena fe, la humildad, y con ello el progreso de la Puebla que todos merecemos, sin distingo alguno, y gracias al ejercicio de la política, entendida esta como una herramienta para producir la magia del bienestar en todas sus regiones. Para eso te elegimos, futuro gobernador. ¡No nos defraudes!

mezavcm.abogados@gmail.com