Miscelánea Política

Deloya no cantó la palinodía

En mi entrega de hace dos semanas hice un reproche injustificado a Guillermo Deloya Cobián, joven talentoso, actual presidente nacional del ICADEP del PRI, por el bulo trascendido en algunos medios de comunicación, que pérfidamente (según me lo hace saber mi joven amigo) le achacaron haber dicho: “No se hagan bolas, Blanca (refiriéndose a la senadora de salva) es la única que puede ganar las elecciones…” Mis comentarios generaron hilaridad y permitieron que Guillermo y el que esto escribe, aclaráramos su postura en torno a la visible “delfín” de los chupópteros y politicastros del tricolor, quienes aún a sabiendas de la actitud zascandil y la reiterada incapacidad política de la ex presidenta municipal, pretenden imponerla como candidata para tratar de suceder a Rafael Moreno Valle y que se convierta en la primera gobernadora en la historia del estado de Puebla.

En los mentideros políticos se comenta que desde el CEN del PRIAN, pese a que saben y conocen los antecedentes de  quien ya se siente la “elegida” por imposición, han llegado a la triste conclusión de que ella es la única carta que podría hacerle frente al candidato morenovallista y más aún si éste fuera apoyado por una coalición similar a la que le permitió al actual titular del Ejecutivo arrebatarle la gubernatura al PRI tras más de 80 años ininterrumpidos de gobierno. No cabe duda que en el PRIAN la caballada esta flaca, muy flaca.

El tema es que ha repercutido que todo fue una estrategia más de la suspirante, quien a través de sus personeros mediáticos trasciende lo que a destiempo quiere que se piense sobre su situación con los importantes cuadros del partido tricolor, a sabiendas que no saldrán a desmentir estas filfas creadas por ella.

Por lo que hace a Guillermo y a otros importantes militantes del PRI que hoy ocupan puestos de relevancia nacional, todos coinciden en que las cosas no son como ella las pinta. Ni su cercanía con el líder nacional es lo óptima que cualquier aspirante quisiera tener y mucho menos lo es con la Secretaria General, Ivonne Ortega.

En Puebla, aquellos que la llegamos a conocer de cerca, principalmente por sus acciones desleales y sus actitudes propias de quien pierde el suelo y queda atrapada en la megalomanía, sabemos que las cosas no las tendrá nada fáciles. No cabe duda que lo que se siembra se cosecha. ¿Y las bases de la militancia? ¿Olvidarán sus promesas de campaña incumplidas? ¿Su connivencia y acuerdos en lo oscurito con la dirigencia del PAN para dejar perder la capital, al grado de haberse promovido para ocupar un lugar en el gabinete de Rafael Moreno Valle como titular de una presunta Coordinación Metropolitana de Fondos y Proyectos de Desarrollo? (ver http://archivo.e-consulta.com/blogs/corte/?p=708) Lo dudo.

Debo decir que como pocas veces he recibido una verdadera cascada de comentarios de “simpatizantes” de Blanca “la Única”. Créanme que todos llamaron poderosamente mi atención por provenir mayormente de ex colaboradores, quienes me felicitaron, al tiempo de dolerse por la serie de actitudes no solo de indiferencia e ignorancia, sino humillantes, ofensivas y deleznables, que ella tuvo en su paso por la presidencia municipal. Me veo verdaderamente impedido para revelar los nombres de estos dolidos personajes que padecieron semejantes tratos hasta finalmente ser relegados, porque ni ella misma lo creería. Empero ya la esperan en esta levítica ciudad, para brindarle nuevamente su “apoyo”. El mismo que ella les brindó cuando se encontraba en el poder del gobierno municipal.

El olvido, el maltrato, la traición, las intrigas palaciegas, en suma, la tiranía y alejamiento respecto de quienes, como yo, confiaron equivocada o ingenuamente en la bondad de su alma, su verticalidad política y su amistad sincera.

mezavcm.abogados@gmail.com