Sin pedir audiencia

Otras pifias en la Mochila

La extraña operación orquestada y ejecutada por Ramón Demetrio Guerrero Martínez, alias El Mochilas un mes antes de solicitar licencia como alcalde de Puerto Vallarta para buscar una diputación local, continúa arrojando otros episodios oscuros.

Como lo denuncié en esta columna, el pasado dos de febrero de 2015, el presidente municipal cita a una abrupta sesión de ayuntamiento para someter a consideración de los regidores, la desincorporación de seis terrenos municipales y poder pagar una supuesta deuda de más de 120 millones de pesos a la empresa Tecnología en Proyectos Inmobiliarios, S. A. de C. V., derivada de la sentencia 1116/2008 ventilada en el juzgado Cuarto de lo Civil.

El mismo tres de febrero de 2015 y pese a la maratónica sesión que se llevó toda la madrugada, el presidente municipal Ramón Demetrio Guerrero firmó un convenio con Tecnología en Proyectos Inmobiliarios, S. A. de C. V. a manera de acuerdo para dar cumplimiento a la sentencia derivada del juicio 1116/2008.

En el documento, el alcalde acepta una deuda de 123 millones 760 mil 148 pesos con veinte centavos, sumados de las cantidades ordenadas por el juez cuarto de lo civil y un apartado por intereses que reconoce en 91 millones 344 mil pesos.

También el tres de febrero de la extenuante jornada, el alcalde Ramón Demetrio Guerrero protocolizó la ratificación de firmas del citado convenio ante el notario número 7 de Puerto Vallarta, Elías Amezcua González, en un acto celebrado a las 13:30 horas, según revela la certificación 1053/ BIS (sic).

Sin embargo, de acuerdo con el oficio 04267/JURAIP/15 del Archivo de Instrumentos Públicos del Estado, se informa que el citado trámite del notario “no existe”.

En el documento de respuesta dirigido al síndico municipal de Puerto Vallarta, Roberto Ascencio Castillo, se explica que la última ratificación de firmas plasmada en el Protocolo de Certificaciones de dicho notario fue la número 1052 de fecha 30 de enero de 2015, “inutilizándose los folios posteriores a dicha ratificación”.

El oficio de la revisión del supuesto protocolo, es firmado por Ismael Beas López, abogado del Archivo de Instrumentos Públicos del Estado de Jalisco, con funciones delegadas por el director del mismo archivo.

Otra pifia que también pone en evidencia la extraña maniobra del Mochilas, tiene que ver con la lista de seis predios a desincorporar del patrimonio municipal y darlos en dación de pago.

En ella figuran el terreno del Cerro de 24 mil 805 metros cuadrados y otro de la avenida Palmares del Centro Cívico por 10 mil 355 metros cuadrados.

Sin embargo, el Departamento de Patrimonio Municipal del Ayuntamiento de Puerto Vallarta, mediante el oficio 180/2015 dirigido al síndico municipal Roberto Ascencio Castillo, da cuenta que ambos predios formaban parte de áreas de donación que tendría que entregar la empresa GVA Desarrollos como parte de acciones urbanísticas.

No obstante, hasta el ocho de mayo de 2015, cita el oficio: “en esta dependencia no obran documentos que acrediten la recepción por parte del municipio de dichos inmuebles”. Firma el jefe del Departamento de Patrimonio Municipal, Salvador Meda Pelayo.

Esto quiere decir que Ramón Demetrio Guerrero Martínez, propuso entregar dos predios que no estaban incorporados al patrimonio municipal; celebró convenio para aceptar una megadeuda de más de 123 millones de pesos y además ratificó firmas ante el notario 7 de Puerto Vallarta mediante una certificación que no existe según revela el Archivo de Instrumentos Públicos del Estado.

Lamentablemente no se puede consultar al notario Elías Amezcua González ya que éste falleció el pasado seis de abril.

(Lo invito a que me lea, escuche y vea en www.paraleloveinte.com).

martinezmcarlos@hotmail.com