Sin pedir audiencia

Cuatro meses desaparecido

El próximo viernes 15 de mayo se cumplirán cuatro meses de la desaparición del regidor vallartense Humberto Gómez Arévalo en medio de la más completa apatía por parte de las autoridades para investigar el caso.

Aunque la Fiscalía Regional no ha revelado líneas de investigación, el misterio parece alcanzar al mismo alcalde con licencia y flamante candidato (dos veces) a diputado local, Ramón Demetrio Guerrero Martínez.

La abierta confrontación que mantenía el regidor inicialmente de Movimiento Ciudadano y luego edil independiente, ha motivado que la también regidora Susana Carreño recuerde con suspicacia la serie de desencuentros que Beto –-como todos en Puerto Vallarta lo conocían—llegó a tener con el presidente municipal.

El día de su desaparición, Gómez Arévalo llamó a la regidora para solicitarle 20 mil pesos supuestamente para atender en un hospital a su madre enferma. La edil, ahora perredista, recuerda que su compañero no quiso darle más detalles y después desapareció.

En las actas de sesiones de ayuntamiento constan varios roces que Humberto Gómez Arévalo tuvo con el alcalde a quien abiertamente señaló de ser el responsable de ordenar una agresión que sufrió a manos de policías.

Luego de una contingencia en una colonia inundada, el regidor increpó a Ramón Demetrio Guerrero porque ni él ni los servicios de protección civil atendieron pronto la emergencia. En aquella ocasión, con varios testigos, el alcalde empujó a Beto mientras le decía “¡ya me tienes hasta la madre!”, lo que fue grabado por Gómez Arévalo.

En diciembre de 2014, la oficina del regidor en la presidencia municipal fue saqueada y se llevaron computadoras y otros efectos personales, lo que motivó que éste sacara el resto de sus pertenencias porque “ni en la presidencia había seguridad”.

Beto presentó la denuncia por el robo del equipo en el que había varios audios, entre ellos la agresión del Mochilas y un testimonio de un joven que temía por su vida tras revelar al regidor una red de extorsión a empresarios locales por parte de gente ligada a Ramón Demetrio Guerrero.

Los señalamientos del joven Víctor Navarrete Alcivia dan cuenta de una serie de montos de entre 50, 100 mil y hasta 500 mil pesos, que habrían cobrado dos personajes muy cercanos al alcalde por gestionar licencias y horas extras a empresarios vallartenses.

La denuncia fue presentada ante la Fiscalía Regional por la regidora Susana Carreño y con Gómez Arévalo como testigo. Ambos audios referidos y el testimonio firmado por el joven, obran en poder de este columnista.

Susana Carreño revela también que días antes de su desaparición, Humberto Gómez Arévalo le confió que un grupo desarrollador estaba molesto con El Mochilas por un supuesto cobro que éste pretendía para autorizar un exclusivo fraccionamiento en la montaña.

Los empresarios, según Susana Carreño, habrían buscado al regidor independiente para ofrecerle a él y al resto de los ediles, una cuantiosa cantidad a cambio de dar luz verde al fraccionamiento y de esta manera eludir la supuesta exigencia del presidente.

En diciembre Gómez Arévalo le contó esta historia a Susana Carreño (que está dispuesta a declararla ante la fiscalía) y el 15 de enero desapareció.

Beto era toda una celebridad en Puerto Vallarta. Estilista muy reconocido, PAN y PRI lo habían invitado a participar con ellos, pero fue Movimiento Ciudadano quien lo convenció y fue segundo en la lista como regidor.

Por sus manos profesionales, pasaron varios personajes como Carlos Romero Deschamps, el ex alcalde Javier Bravo, el diputado panista Pery Cuevas y Andrés González Palomera, hoy candidato del PRI a la presidencia municipal.

Lo invito a que me lea, escuche y vea en www.paraleloveinte.com

martinezmcarlos@hotmail.com