Sin pedir audiencia

El hombre que rechazó cuatro millones de pesos

En medio del abuso, la corrupción y el saqueo que por años padeció el SIAPA, destaca el caso de un funcionario que fue despedido injustificadamente, ganó tres amparos y tres revisiones durante el proceso; obtuvo la razón legal y el laudo que ordenaba al organismo reinstalarlo y pagarle más de cuatro millones de pesos de salarios caídos.

Pedro Humberto Garza Gómez, ex contralor del SIAPA, fue despedido el 23 de septiembre de 2010 por órdenes del director general José Luis Hernández Amaya. El argumento fue “pérdida de confianza”.

Sin embargo, según revelaría el propio ex funcionario removido, la razón de fondo tenía que ver con su negativa de avalar un documento donde se informaba a Banobras y al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) de la correcta aplicación del crédito de mil 200 millones de pesos recibidos para el programa “Todos con Agua”.

No solamente rechazó signar el oficio sino que Garza Gómez dio a conocer una lista de al menos cien casos de corrupción en el organismo y especialmente se refirió al polémico proyecto de agua.

Tres auditorías confirmaban el escandaloso manejo de los recursos y las pésimas obras. Precisamente derivado de este caso, el ex director Rodolfo Ocampo fue detenido acusado de peculado.

El 30 de septiembre de 2010, Pedro Humberto Garza demanda al SIAPA por despido injustificado según el expediente 679/2010-D. Los abogados del organismo tramitaron tres recursos incidentales para echar por tierra los argumentos del quejoso y éste a su vez tuvo que interponer tres amparos: 2527/2010, 2281/2011 y 2403/2012.

El 17 de septiembre de 2013 y tras perder todos los recursos promovidos, el organismo acata el laudo que obliga a la reinstalación del funcionario público y a pagar los salarios caídos y prestaciones de ley que ascendían a cuatro millones 92 mil 339 pesos.

Pero el 24 de septiembre de 2013, casi tres años después de iniciada la prolongada batalla, Pedro Humberto Garza Gómez decide desistirse y rechazar la reinstalación y los cuatro millones de pesos no sin antes dejar una certera declaración y una implícita lección:

“Son tiempos –-dijo en el documento ante la autoridad laboral—de fortalecer las instituciones y no a las personas ni mucho menos llenar los bolsillos de dinero a pillos que al parecer se les está haciendo costumbre”.

Si el SIAPA hubiera defendido con la mitad del encono que puso a este caso otros expedientes como el de los notificadores, no habría tenido que desembolsar más de 40 millones de pesos y no estaría en vísperas de sumar otros descalabros por laudos millonarios.

***    ***    ***

(Lo invito a que me lea, escuche y vea en www.paraleloveinte.com).

martinezmcarlos@hotmail.com