Sin pedir audiencia

De Temacapulín a Chalacatepec

Aunque se trata de conflictos distintos y distantes, el gobernador Aristóteles Sandoval ha mantenido posiciones diferentes con los casos de Temacapulín y Chalacatepec.

En el primero, como gobernador electo por medio de twitter, ofreció intervenir para evitar que se inundara la población con la presa El Zapotillo, abrió mesas de diálogo con los afectados y ahora pidió a la Universidad de Guadalajara que revise el expediente y emita una opinión técnica.

Pero en el tema de Chalacatepec la historia ha sido otra. El mandatario estatal ha revelado sus sospechas de que alguien se benefició con la información privilegiada del proyecto turístico, pero a nadie ha llamado a cuentas.

Además, ha sostenido que los fondos de los trabajadores de Pensiones usados en la operación están a salvo con la inyección de recursos federales.

El gobernador no ha querido escuchar a quienes advierten de la inestabilidad legal de los predios comprados; del conflicto social por el despojo a ejidatarios; de la vulnerabilidad ambiental al tratarse de sitios Ramsar; del desacato a amparos y de maniobras por imponer autoridades ejidales.

Hace unos días, el Tercer Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Tercer Circuito, decidió desechar el desistimiento parcial del amparo 711/2013 promovido por Cleofas Rodríguez, el anterior presidente del ejido José María Morelos pasando por alto la representación legal que tenía Guadalupe Valadez Parra, presidente del Consejo de Vigilancia.

Esta resolución basada en la queja 219/2013 contra la actuación de un secretario de juzgado, mantiene vigente el amparo que impide las obras del desarrollo de Chalacatepec y la ampliación de la carretera 200.

Lo que sigue es la definición de las autoridades legales del ejido. Por un lado está el dirigente Fernando Frías Flores, elegido en asamblea por la mayoría de los ejidatarios tras una convocatoria sancionada por la mesa directiva que entró en funciones al vencer el periodo de la anterior.

Por el otro, está el caso de Jesús Larios nombrado presidente en una reunión en la finca particular “Casa Sarita” el 23 de octubre de 2013 en una supuesta asamblea encabezada por el director de Asuntos Agrarios, Vladimir Avilés y Cleofas Rodríguez, quien había concluido su cargo como dirigente del ejido el 17 de octubre, es decir, seis días antes.

A diferencia de Temacapulín, en Chalacatepec el gobernador se mantiene renuente a las peticiones de revisar el expediente y tampoco ha pedido una opinión especializada y seria sobre el polémico proyecto a la Universidad de Guadalajara.

***    ***    ***

(Lo invito a que me lea, escuche y vea en www.paraleloveinte.com.

martinezmcarlos@hotmail.com