Sin pedir audiencia

A Suaqui, Tepupa y Batuc

Escribí de los tres pueblos en 2011 y vale la pena recordarlo a propósito de lo que viene para las comunidades alteñas que desaparecerán bajo las aguas de la presa El Zapotillo.

En una plaza de Villa de Seris en Hermosillo, fue reconstruida "piedra por piedra", la fachada del templo de San Francisco de Batuc. Esta población, junto con Suaqui y Tepupa, fueron inundadas con la Presa Plutarco Elías Calles, mejor conocida como El Novillo.

Para honrar su memoria, además de la fachada, fue ordenada colocar la inscripción siguiente: "A Suaqui, Tepupa y Batuc, que sucumbieron bajo las aguas de la planta hidroeléctrica Plutarco Elías Calles en aras del progreso del estado y del país".

La decisión de la Comisión Nacional del Agua de construir la cortina en 105 metros de altura, provocará que Temacapulín, Acasico y Palmarejo queden inundados, tal como lo advertí que sucedería aún con la cortina a 80 metros.

Pero la decisión del gobierno federal trae consigo también un fuerte descalabro para el gobernador Aristóteles Sandoval.

En una entrevista para Ángulos de Canal 44, le pregunté por qué había prometido que no inundaría Temacapulín si era una decisión que no estaba en sus manos. Me dijo que en principio sí lo estaba porque el gobierno federal había dicho que la determinación dependía del gobierno estatal, pero luego las circunstancias cambiaron.

Pero esto no es así. Desde que la Conagua anunció la construcción del Zapotillo, siempre fue una obra federal que formaba parte de sus proyectos estratégicos de abasto de agua. De los 13 mil 89 millones de pesos de la inversión, 7 mil 396 los aportará la federación, 233 millones el gobierno de Guanajuato y 195 millones el gobierno de Jalisco.

El ofrecimiento de que la decisión estaba en la mesa local fue mera cortesía.

Ahora, lo que queda al gobierno estatal es actuar con sensibilidad respecto a los habitantes que serían reubicados.

El ex director de la Comisión Estatal del Agua, César Coll Carabias, con su ligereza habitual, declaró que por unas

"hortalizas" en el patio en Temaca ya se llaman agricultores; y ahora, el secretario de Gobierno Arturo Zamora, minimizó el número de habitantes del poblado.

A misa, según el secretario, acudieron el fin de semana en Temacapulín unas cien personas que según él es todo el pueblo.

Pero así hubieran ido 20, merecen respeto y un trato digno.

A no ser que el gobierno de Jalisco ya tenga proyectada otra plaza como la de Los Tres Pueblos en Hermosillo y colocar la misma leyenda de que desaparecieron "en aras del progreso del estado y del país".

*** *** ***

(Lo invito a que me lea, escuche y vea en www.paraleloveinte.com).

 martinezmcarlos@hotmail.com