Sin pedir audiencia

Precandidatos únicos y Peña

La decisión de regular las precampañas por parte de las autoridades electorales resultó ser la peor de las burlas en los tiempos políticos que vivimos.

Aunque en los últimos días las críticas se han centrado en las abiertas actividades proselitistas que realizan los aspirantes de casi todos los partidos políticos, la exposición en medios de comunicación, anuncios espectaculares e internet, ha sido constante desde meses atrás.

Con el pretexto de los informes de labores, diputados federales, locales y hasta regidores, aprovecharon los mencionados espacios para difundir su imagen.

La clara intención de posicionamiento queda evidente por la cercanía del proceso electoral ya que con sus honrosas excepciones, los informantes del segundo año de actividades, no cumplieron con el mismo ejercicio cuando transcurría el primer año en el cargo.

Ahora, con las precampañas formalmente iniciadas, uno de los grandes debates se centra sobre el precandidato del PRI Ricardo Villanueva en su calidad de aspirante único. Movimiento Ciudadano argumenta que no tiene derecho a utilizar los espacios de medios de comunicación.

La condición de candidato único ya había sido motivo de discusión desde las precampañas de Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador. El tabasqueño impugnaba la condición de Peña Nieto de ser precandidato único y preguntaba cómo el IFE iba a respetar el principio de equidad.

López Obrador invocaba los casos de controversias constitucionales 85/2009 de Baja California y la SUP-JRC-309/2011de Yucatán, con resoluciones de la Suprema Corte de Justicia donde establecía la prohibición para que los precandidatos únicos hicieran campaña.

En el documento CG474/2011, el Consejo General del IFE responde al precandidato del PRD lo siguiente:

“El Consejo General del IFE, también ha sostenido que las precampañas deben ceñirse exclusivamente a los procedimientos internos de selección de candidatos de cada partido político o coalición, por lo que es requisito necesario para el desarrollo de un proceso de precampaña electoral, la concurrencia de al menos dos precandidatos, lo contrario va contra la naturaleza de las precampañas. Bien que se presente un precandidato único o, se trate de una designación directa, deviene innecesario realizar actos de precampaña, pues no se requiere promoción de las propuestas debido a que la candidatura esta ya definida

Por tanto, los precandidatos únicos o candidatos electos por designación directa, que realicen actos de precampaña que trasciendan al conocimiento de la comunidad, a fin de publicitar sus plataformas electorales, programas de gobierno o, posicionar su imagen frente al electorado, incurrirían en actos anticipados de campaña, pues tendrían una ventaja frente al resto de los contendientes que se encuentran en un proceso interno en su respectivo partido político, con lo que se vulnera el principio de igualdad, rector de los procesos electorales.

Dados esos argumentos, el Consejo General del IFE, considera que los precandidatos únicos no pueden tener acceso a las prerrogativas de radio y televisión durante precampaña”.

La característica de Ricardo Villanueva de acuerdo a esta interpretación del entonces IFE, sería de un candidato único sin necesidad de hacer campaña y por lo mismo sin derecho a tiempo en los medios.

Pero el caso de Enrique Alfaro es similar. Aunque Movimiento Ciudadano cumplió con el formulismo de registrar al ciudadano Juan Francisco Ramírez Salcedo como otro precandidato, estamos ante una evidente simulación política.

Fuera de esta “cuña”, nadie duda que Alfaro es, sin duda, también precandidato único a la alcaldía de Guadalajara.

(Lo invito a que me lea, escuche y vea en www.paraleloveinte.com).

martinezmcarlos@hotmail.com