Sin pedir audiencia

LED para todos

Una equivocada decisión del ayuntamiento de Zapopan en la asignación de una licitación para invertir 78 millones de pesos en la instalación de luminarias tipo LED en el municipio, habría resultado providencialmente un acierto al quedar cancelada la operación.

El ayuntamiento había asignado a las empresas Pounce consulting y Sointe Intelecto y Tecnología, el citado contrato para colocar 14 mil 500 luminarias en el alumbrado público zapopano.

La cancelación habría ocurrido tras filtrarse que las citadas compañías no contaban con una certificación de las instancias federales que avalaran el cumplimiento de la Norma Oficial Mexicana NOM-031-ENER-2012.

Puestos de moda en los últimos años, las Administraciones municipales en México han optado por desembolsar decenas de millones de pesos en mudar los actuales sistemas de alumbrado a base de vapor de sodio y mercurio, por equipos LED con el argumento de ser más benévolos con el medio ambiente y ahorradores de energía.

La avalancha de licitaciones sucedió durante el gobierno de Emilio González Márquez, cuando aparece en escena la empresa Led Lumina Leasing, S.A. de C.V., con presuntos vínculos hacia familiares del mandatario estatal.

Con el supuesto beneficio de no solicitar créditos, Administraciones panistas en Jalisco como Autlán y Chapala, le concesionaron por 15 años el alumbrado público a la citada compañía que instalaría luminarias tipo LED.

Lo mismo sucedió con Puerto Vallarta, que aunque es un gobierno encabezado por Movimiento Ciudadano, su alcalde Ramón Demetrio Guerrero guarda estrechas relaciones con los panistas, sobre todo con Emilio González Márquez.

En el caso de Vallarta, el contrato anual es por 42 millones de pesos, monto que pagaría el ayuntamiento por servicio de mantenimiento y alumbrado a Led Lumina.

La misma empresa ganó en Ensenada, Baja California, otra licitación para administrar por 15 años el alumbrado público y la ciudad pagaría 4.3 millones de pesos mensuales por el servicio. La licitación fue cuestionada por empresarios y especialistas locales y un tribunal administrativo ordenó su cancelación.

Pese a estos antecedentes, en Jalisco insisten en confiar en la fórmula de arrendamiento y en la tecnología LED para “mejorar” el alumbrado público. El último caso es en Guadalajara donde pretenden firmar un contrato hasta por 300 millones de pesos para concesionar el servicio, con el sorpresivo y entusiasta aval de la fracción del PAN encabezada por Alberto Cárdenas Jiménez.

Un especialista consultado por este columnista y quien en su momento organizó el Congreso Nacional de Ahorro de Energía, asegura que se trata de una apuesta equivocada. Los equipos LED sirven para iluminar, pero no para servicio de alumbrado público.

Por si fuera poco, se trata de sistemas muy sensibles que requieren funcionar por circuitos independientes y nunca en una red general como la que abastece la Comisión Federal de Electricidad. Las constantes variaciones de voltaje acabarían con las luminarias y tendrían que estarlas remplazando constantemente.

Este tipo de equipos además proyectan líneas de luz verticales que no irradian, por lo que generan el efecto cebra, es decir, un espacio con luz y otro a oscuras.

Según este ingeniero mecánico electricista con doctorado en ciencias, Estados Unidos y Europa, efectivamente utilizan luminarias de LED, pero son empleadas para iluminar y no para alumbrado público.

Estamos entonces ante un panorama complicado: o los ayuntamientos no han recibido la información suficiente para tomar la decisión; o hay presiones de empresas y urgencias de algunos funcionarios para que se haga la luz en sus bolsillos.

martinezmcarlos@hotmail.com

Lo invito a que me lea, escuche y vea en www.paraleloveinte.com