Sin pedir audiencia

Carretera 200

Las maniobras que el gobierno estatal realiza en el afán de seguir adelante con el proyecto de Chalacatepec, están prendidas con alfileres.

Con la asesoría de la Dirección de Asuntos Agrarios, el primero de octubre de 2013 Cleofas Rodríguez, entonces presidente del ejido, encabezó una sesión donde habilitó como secretario a un suplente por así convenir a su grupo y tomaron entre otras decisiones desistirse del amparo que frena el proyecto turístico, los trabajos de la aeropista y la ampliación de la carretera 200.

Además, desconocieron a Guadalupe Valadez como representante legal y emitieron la convocatoria para renovar a la directiva el 23 de octubre de ese mismo mes.

Mediante la queja 219/2013 presentada por Valadez, el Tercer Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Tercer Circuito resolvió dejar sin efecto todos los actos impugnados de la citada asamblea por la siguiente irregularidad:

No podía nombrarse a un secretario suplente cuando antes debió destituirse al propietario. De esta manera, el colegiado dejaba firme el amparo 711/2013 en todos los actos reclamados por el núcleo ejidal cuya suspensión definitiva o de plano fue otorgada el tres de abril de 2013.

Es decir, contra actos del gobierno federal por no inscribir la resolución presidencial de 12 mil 400 hectáreas que dio vida el ejido; contra el proyecto de Chalacatepec en tres mil hectáreas; contra el gobierno estatal, ayuntamiento de Tomatlán y contra la ampliación de la carretera 200 que afecta 50 hectáreas del ejido.

El centro SCT Jalisco posee un convenio en el que propone obras de beneficio a cambio de seguir los trabajos donde reclama un “derecho histórico” de vía.

Sin embargo, el derecho agrario no reconoce esta figura legal y sí establece que debe existir una expropiación de las tierras por causa de utilidad pública, trámite que no ha realizado por lo que la señalan de desacato.

El convenio de SCT fue firmado con el comisariado ejidal que preside Jesús Larios, elegido en una reunión en Casa Sarita el 23 de octubre de 2013 a la que aseguran fueron 85 ejidatarios los que difícilmente cabrían en el patio de la finca.

Por si fuera poco, dicha “asamblea” tampoco tiene validez porque fue celebrada por una convocatoria que también fue anulada por la resolución del tribunal colegiado.

El pasado 20 de marzo, en asamblea realizada en José María Morelos, el comisariado que encabeza Fernando Frías, dio trámite a la decisión de los ejidatarios de dejar sin validez alguna la “elección” de Casa Sarita y todas las decisiones tomadas por el citado grupo.

***    ***    ***

(Lo invito a que me lea, escuche y vea en www.paraleloveinte.com).

martinezmcarlos@hotmail.com