Sin pedir audiencia

Arcediano, danza millonaria en la barranca

Por el presunto desvío de cerca de cuatro millones de pesos, César Coll Carabias, ex director de la Comisión Estatal del Agua fue llevado a prisión, pero el monto es insignificante comparado con los cientos de millones de pesos gastados en proyectos frustrados y para los cuales no hay responsables.

Es el caso del malogrado sistema de abasto de agua y saneamiento de Arcediano, para el cual el Congreso del Estado aprobó en 2003 el endeudamiento hasta por tres mil 200 millones de pesos.

Impulsado en el gobierno del panista Francisco Ramírez Acuña, la presa de Arcediano se volvió el proyecto soñado por su administración y aras de llevarla a cabo ignoraron todas las voces en contra.

De expertos que advertían del elevado costo de construir una cortina en la barranca y bombear 500 metros el agua hacia la ciudad; del costo operativo por los gastos de electricidad para el bombeo y del riesgo a la salud al mezclar las aguas severamente contaminadas del Río Santiago con las del Río Verde.

El gobierno estatal a fuerza de chequera y hasta con amenazas, consiguió desalojar a los habitantes del pequeño poblado, desmantelar un puente colgante con valor histórico y borrar del mapa el sitio que incluía un templo dedicado a la Virgen de Guadalupe.

En estudios, obras preparatorias para la presa, pago de indemnizaciones y otras acciones legales, el poder Ejecutivo gastó más de 800 millones de pesos, sin que exista ahora quien responda por las desatinadas decisiones.

De acuerdo con la respuesta a la solicitud de información UT003/2014 tramitada ante la Unidad de Transparencia de la Comisión Estatal del Agua y cumplida parcialmente, el Gobierno del Estado realizó 198 estudios y proyectos sobre Arcediano para lo cual destinó 425 millones 540 mil 201 pesos con 65 centavos.

Entre los numerosos estudios, destacan entre otros, estudios topográficos y geológicos por seis millones 890 mil 979 pesos; estudios estructurales de monumentos históricos (Puente de Arcediano) 36 mil 699 pesos y levantamiento y reubicación de puente por 114 mil 281 pesos; proyecto de jardín botánico para Arcediano por 971 mil 771 pesos; estudios geotécnicos por 14 millones 580 mil 988 pesos; instalación de piezómetros por nueve millones 803 mil 951 pesos; operación continua de la planta móvil de CEAS cuatro millones 375 mil 762 pesos.

Además, proyecto ejecutivo de la obra de desvío y anteproyecto de la cortina de la presa, 33 millones 572 mil 558 pesos y mapeo geológico de la presa por 48 millones 306 mil 304 pesos.

En cuanto a las obras, destacan 30 por un monto de 197 millones 168 mil 118 pesos con 60 centavos. Entre otras obras, destaca el camino de operación de Agua Prieta por 13 millones 672 mil 591 pesos; reubicación del Puente de Arcediano, once millones 392 mil 749 pesos; rehabilitación del camino de acceso al Aguacate, 29 millones 174 mil 524 pesos; limpia de ladera, 32 millones 376 mil 615 pesos; construcción de tres socavones, 18 millones 714 mil 411 pesos; terminación de la reubicación del Puente de Arcediano, 15 millones 095 mil 856 pesos.

En estudios, proyectos y obras, el gobierno estatal gastó 622 millones 708 mil 320 pesos con 45 centavos. A esto habría que sumarle el pago de indemnizaciones a los vecinos y acciones legales, que sumarían más de 200 millones de pesos, con lo que el capricho de Arcediano rebasaría los 800 millones de pesos.

La misma respuesta UT003/2014 de la CEA, revela como una cereza del pastel, que en el proyecto de Arcediano, la presa que jamás se construyó, se destinaron 620 mil 595 pesos con 94 centavos para publicidad.

La próxima semana: El Tempisque, polvo de los mismos lodos.

 

martinezmcarlos@hotmail.com