Sin pedir audiencia

#Ya son 48

“Si quiero resolver algo lo atiendo personalmente; si quiero darle largas, formo una comisión”.

Con la vieja fórmula, el gobierno estatal ganó tiempo en dos conflictos sociales que amenazaban con desbordarse y propiciar un fuerte descalabro a la naciente Administración de Jorge Aristóteles Sandoval.

La creación del Observatorio Ciudadano del Agua, fue una respuesta a la tensión creciente por el proyecto de la presa El Zapotillo, una obra fraguada en gobiernos panistas locales y federales y heredada ahora a la gestión priista.

Aunque se trata de una decisión de la esfera federal, los problemas estallan en Jalisco al representar la desaparición de tres pueblos, Acasico, Temacapulín y Palmarejo, uno de ellos de gran tradición cultural, religiosa y turística.

La segunda gran encrucijada es el transporte público. Con apenas unos meses en el puesto, Aristóteles aprobó en diciembre de 2013 un alza a la tarifa del servicio a siete pesos.

Luego de una serie de accidentes fatales que involucraron a unidades del transporte público –-especialmente el caso de María Fernanda Vázquez, de la **prepa 10--, el gobernador decide dejar sin efecto el aumento y emprender acciones enérgicas contra los transportistas.

Tras una multitudinaria marcha convocada por la UdeG, el gobierno estatal anuncia la creación de un Observatorio Ciudadano de Movilidad y Transporte Público, integrado por 15 instituciones.

La creación de ambos observatorios pareció una apuesta acertada para salir al paso de los momentos críticos que enfrentaba la Administración estatal en los temas del agua y transporte.

Sin embargo, el ocho de mayo el Observatorio Ciudadano de Movilidad y Transporte presentó doce recomendaciones al Gobierno del Estado para distintas mejoras del servicio y el cuatro de noviembre 25 recomendaciones más. En total, emitieron 37 recomendaciones.

El 26 de agosto, el Observatorio Ciudadano del Agua emitiría seis recomendaciones técnicas donde piden que no se haga el trasvase del Río Verde a la ciudad León y el siete de octubre emitiría otras cinco recomendaciones. En total once.

Hace unos días el gobernador Aristóteles Sandoval junto con integrantes de su gabinete, encabezó reuniones privadas con los dos observatorios.

En el caso del de Movilidad, revisaron diez de los 37 puntos en una maratónica jornada de más de seis horas. Varias de las recomendaciones fueron aprobadas por el mandatario estatal, unas serían ajustadas y para otras solicitó tiempo para su implementación.

En cuanto al Observatorio del agua, la reunión fue tensa. El sacerdote José Luis Aceves, representante del Obispo de San Juan de los Lagos, denunció presiones hacia párrocos de templos de la región para que accedan a que pasen por los terrenos el acueducto que llevará agua a León.

Además, denunció que la presión incluyó la sugerencia de incluir en la “hojita parroquial” un artículo donde literalmente den la bendición al trasvase.

La reunión terminó con el anuncio de que un par de especialistas de la ONU harían un estudio en la zona de los Altos sobre la viabilidad de la presa y el trasvase.

Uno de los integrantes del Observatorio, cuenta que los citados personajes, un abogado y un agrónomo, habían comentado en una reunión previa en la Cámara de Comercio que ellos habían sido contratados para estudios sobre la línea 3 del Tren Eléctrico Urbano y que ahora les piden que aborden el tema del agua…

Por supuesto que es de reconocerse que el gobernador Aristóteles Sandoval esté atendiendo a ambos observatorios, el problema es que ya son 48 las recomendaciones a las que hay que dar salida.

Finalmente a las comisiones, las tuvo que atender personalmente.

martinezmcarlos@hotmail.com