El asalto a la razón

A la yugular de López Obrador

Con miras a las elecciones de 2015, el PRD que encabezan Los Chuchos se lanza, como nunca antes, a romper de manera tajante cualquier vínculo con Andrés Manuel López Obrador y Morena.

Jesús Ortega (El Universal de antier) se animó a decir que su ex candidato presidencial dos veces no es un político de izquierda, sino el impulsor y líder de un partido con “una visión fanática, intolerante, populista, demagógica, anacrónica, a veces de un nacionalismo pernicioso, anclada en el pasado, tratando de repetir la historia como farsa…”.

Para ser tan severa, la descalificación debió ser muy pensada y calculada en sus consecuencias.

Y es que, frente a la predecible fractura de votos de la pragmática y sui géneris “izquierda” partidista y la pérdida de simpatizantes que optarán por Morena (y agrupaciones adláteres, conexas y similares más los adeptos del PAN y el PRI), el PRD corre, ahora sí, el riesgo de sufrir derrotas clave en 2015 y perder, tres años después, la Jefatura de Gobierno en el DF, su principal santuario en el país. 

No siente pasos, sino taconazos en la azotea.

 

cmarin@milenio.com