El asalto a la razón

No toleran el principio de la duda

Opinar aquí que Carmen Aristegui habría conservado su exitoso programa de radio con solo reconocer que fue un error comprometer la marca Noticias MVS en un servicio informativo ajeno al de la empresa (misma que juzgó el hecho como un “lamentable abuso de confianza”), provocó muchos comentarios en los vecinos de abajo de milenio.com y una veintena de correos, casi todos ofensivos, a partir de la patraña de que el bochornoso incidente obrero-patronal constituye un “atentado a la libertad de expresión”.

Pocos lectores aludieron al gran misterio de por qué Aristegui sigue sin dar una “réplica específica” (como lo hizo notar en La Jornada el columnista Julio Hernández) a lo que sus ahora ex empleadores tomaron como “agravio, ofensa y engaño”.

No estuviera mal que incorporaras estos tres desempleados a tu canal para darle un poco de “punch” al noticiario. O mejor aun al PRI, se burla Jaime Aranguren.

Sin embargo, ante la solidaritis y reclamos de los sospechosistas, César Torres escribe: Pero del abuso de confianza,  los progres no dicen una palabra. ¿Amnesia selectiva…?

 

cmarin@milenio.com