El asalto a la razón

"Narcodeudos" en el funeral

La socialización del delito que se manifiesta en varias regiones del país, y a la que se suman cada vez con mayor descaro amplias capas de la población, se manifestó ayer con el masivo coreo de un lema propio de manifestantes en favor de causas justicieras: “¡Se ve, se siente/ Felipe está presente!/ ¡Se ve, se siente/ Felipe está presente!/ ¡Se ve, se siente...”.

Así, centenares de compinches, beneficiarios, simpatizantes y familiares del sujeto apodado El Ojos que acudieron a su entierro en el panteón civil de San Lorenzo Tezonco, Iztapalapa, no tuvieron el menor empacho en comportarse como si el duelo fuese por la muerte de un personaje ejemplar.

La catadura del cortejo en torno del, por lo visto, Héroe de Tláhuac, se retrata en el hecho de que, cuando la policía capitalina detuvo a dos que llevaban armas y droga, cinco de sus contlapaches trataron de impedir la captura, o en la agresividad del gremio de mototaxistas contra reporteros, fotógrafos y camarógrafos.

Parodiando a esos afligidos: El Ojos vive/ el narconegocio sigue...

cmarin@milenio.com