El asalto a la razón

Tres del titipuchal de indignados

Cristina Morfín: “Es más fácil legislar electoreramente que proponer supervisar mejor el trato a los animales y sancionar a los infractores. Es lamentable el fundamentalismo en que caen algunos dizque ecologistas y obviamente los Verdes. Una tradición centenaria como el espectáculo circense, con animales por supuesto, era algo que alegraba a miles de niños y familias. Lo que menos importa a estos defensores de animales es el destino de los mismos y mucho menos la desaparición de la fuente de subsistencia de tantas familias. Pero ¡vivan las elecciones! para beneficio de tanto oportunista mantenido por quienes pagamos impuestos”.

Antonio Ruán Arias: “¿Van a prohibir los gallineros? Porque a las gallinas se les obliga y tortura para poner día y noche. ¿O a cerrar los establos porque se manipulan las tetas a las vacas para sacarles la leche…?”.

Joaquín Buxadé: “¿Qué podemos hacer para que no entre en aplicación la absurda ley que prohíbe animales en los circos?”. 

Pues cruzar los dedos para que la Corte resuelva inconstitucional una ley específica contra un amplio sector de la sociedad.

cmarin@milenio.com