El asalto a la razón

Una simple carta de no antecedentes

La demencial exigencia de que las procuradurías federal y de las 18 entidades en que habrá elecciones investiguen a los ¡tres mil 338! candidatos de Morena porque, según su dirigente Martí Batres, son las instituciones facultadas para realizar “intervenciones telefónicas, seguimientos, operaciones encubiertas, intervención de cuentas bancarias, atracción de casos locales e intervención de actividades cibernéticas”, nada tiene que ver con el sano propósito de comprobar que los elegidos al azar (la vida es una tómbola/ to to tómbola…) sean honrados.

Si de verdad se tratara de asegurarse de que ninguno tiene cuentas pendientes con la justicia, era suficiente solicitar a las procuradurías un certificado común y corriente de no antecedentes penales.

En la petición de investigaciones ministeriales contra sus propios candidatos, Morena delata una ominosa vocación autoritaria, propia de partidos y regímenes ultraderechistas y represores.

Conmueve que sus esperanzados seguidores imaginen que el lopezobradorismo es un movimiento “de izquierda”.

cmarin@milenio.com