El asalto a la razón

¿Y si "lo razonable" no es "democrático"?

En algo tan trascendental como las leyes que regularán la reforma constitucional energética, nada más refrescante ni mejor para distender las discusiones legislativas que… el humorismo involuntario.

Ayer volvió a llevarse las palmas el diputado perredista que por el mismo tema, en la misma ciudad y con la misma gente, en diciembre del año pasado por poquito y se encuera (solo conservó los calzones): Antonio García Conejo.

Entre gritos de “¡Mucha ropa, mucha ropa!” y la petición a coro “¡Que se encuere, que se encuere…!”, el veterano sorteador de burlas pudo decir lo que quiso pese a que el presidente de la Mesa Directiva, José González Morfín, lo invitó en seis ocasiones a respetar el tiempo fijado para su intervención.

Lo hilarante, sin embargo, no fue el recordatorio de aquel striptease prenavideño ni que ignorara el reloj, sino que reconociera que “…ustedes tienen mayoría, hacen mayoría en la Cámara…”, debido a lo cual, en el juego democrático, lo de menos parece ser quién tiene la razón.

cmarin@milenio.com