El asalto a la razón

Dos más que tampoco prometen

La semana pasada, en Cocula, fueron localizados restos de dos personas que ya son analizados por forenses de la PGR y el equipo argentino.

Se antoja ilusorio que correspondan al grupo de Los 43, porque los despojos y las osamentas exhumados en el último año, tanto ahí como en la zona de Iguala, son como de 130 asesinados, ninguno de ellos desaparecido de Ayotzinapa.

A casi un año y cuatro meses del crimen, la probabilidad de que se identifique a varios (imposible a todos) de los jóvenes está en la Universidad de Innsbruck donde, a los 17 primeros fragmentos enviados para su estudio, en noviembre de 2014, se sumaron 16 a mediados de diciembre de 2015, de suerte que los peritos en Austria cuentan con solo 33 piezas.

Lograr el empate genético con Los 43 es virtualmente imposible, ya que la mayor parte de más de 60 mil pedacitos recuperados del río San Juan fueron reducidos a carbón por los homicidas.

Salvo que surja la reclamada evidencia científica que ni con el auxilio de los expertos independientes de la CIDH aparece, la aborrecida “verdad histórica” sigue siendo la única consistente.

 

cmarin@milenio.com