El asalto a la razón

¿Por qué ocultar las identidades?

Una especie de omertá (pacto de silencio entre delincuentes de la mafia siciliana) priva entre el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes de la CIDH y el Equipo Argentino de Antropología Forense para no dar a conocer los peritajes en que sustentan sus dichos, coincidentes en la negativa categórica del basurero de Cocula como sitio de la quema de cuerpos de los normalistas de Ayotzinapa, pero abismalmente contrapuestos respecto de si allí fueron o no calcinados cadáveres humanos.

Hicieron público un “resumen ejecutivo” manteniendo en secreto los peritajes que dicen poseer, lo cual no obsta para que desinformados y tendenciosos lo tomen como cierto, por más que se desconozca el supuesto soporte científico.

Iniciado ya el tercer estudio sobre la quema de esos cuerpos en Cocula, me alarma que la Procuraduría General de la República también le haya entrado al juego de la omertá con el GIEI para no revelar nombres ni perfiles de los expertos que integran el nuevo equipo investigador.

 

cmarin@milenio.com