El asalto a la razón

De 11 que tenía ya nomás le quedan 10

“Las elecciones son un asunto no negociable. Es un acuerdo de la Coordinadora Nacional realizar un boicot a las elecciones. Se continuará con las acciones para detener la entrega y repartición de papelería y bloquear los edificios de los institutos locales”.

Eso dijo ayer un mantenido del erario, asumido como “servidor público”: Rubén Núñez, secretario general de la protofascista sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.

Y recordó que, entre las once exigencias de sus representados está la de que se suspendiera el calendario de evaluaciones al magisterio.

Concedido.

Sus huestes andan desde antier vandalizando (solían asegurar que se trataba de supuestos “infiltrados”) las oficinas de diversas instituciones en varias entidades.

Entre los diez puntos restantes, la 22 espera la aparición con vida (fueron asesinados) de los 43 estudiantes de Ayotzinapa y la abrogación de las reformas educativas a la Constitución.

Lo primero, imposible.

Y lo segundo sumiría al país en la barbarie.

cmarin@milenio.com