El asalto a la razón

Fuera "narcos" de la UNAM

A propósito del Fuera narcos de la UNAM en la pantalla del estadio Olímpico, seco, duro y al encéfalo. El rector Enrique Graue no se anduvo por las ramas:

“Lo mandamos a poner nosotros, hoy inicia una campaña en ese sentido. No los queremos dentro y los jóvenes deben entender que el contacto con ellos es un riesgo”.

Además de entenderlo, sugiero tomar conciencia de que, precisamente, de la venta de carrujos de la “inofensiva” mariguana o de gramos de drogas mucho más letales, se financian las ejecuciones, los descabezamientos, los descuartizamientos y desapariciones de decenas de miles de personas, en su mayoría jóvenes, que han enlutado al país entero.

Y en su portada, la Gaceta Universitaria da en el blanco al advertir: No es tu amigo. Es un narco.

El problema para la UNAM es doblemente grave: a diario tienen acceso libre a sus instalaciones cientos de miles de personas, pero ninguna en funciones de policía preventivo.

¿Quién es el guapo y con qué estrategia se evitará la entrada de delincuentes con droga y armas para matar...?

cmarin@milenio.com