El asalto a la razón

Desgreñadero y tiros por la culata

El pleito en el Congreso está en impasse, pero no el de hoy y mañana para la eventual elección diputadil de Mesa Directiva.

Lo bochornoso es que las deliberaciones y resoluciones tampoco se den en ese plazo y deba intervenir el máximo tribunal constitucional, como sugieren los priistas, y desde luego no mediante la injerencia del Poder Ejecutivo en asuntos exclusivos del Legislativo, como pretendió antier el triunfalista frente opositor que ayer se registró ante el INE.

Anoche, el dirigente nacional y los coordinadores parlamentarios del PRI, lejos de abonar al fin de las hostilidades, dispararon otro cañonazo en la “guerra” que les declaró Ricardo Anaya, quien logró desdibujar los cuestionamientos acerca de su riqueza y honradez oponiendo el gran tema del fiscal general.

Para mayor confusión, el llamado del secretario de Gobernación para que se discuta y elimine el pase automático del procurador no es tema prioritario para el decisivo pastor de la bancada del PRI en el Senado, Emilio Gamboa.

¿Quién los entiende?

cmarin@milenio.com