El asalto a la razón

Yo tampoco linchar a jefe INE

El balconeo de la hilarante charla en que Lorenzo Córdova resumió su encuentro con el cacique chantajista que, a cambio de “permitir tus elecciones” le exigió “diputados” de la población bajo su dominio, lejos de revelar una conducta deplorable del presidente consejero del INE exhibe la dificultad de hacer que se respeten los derechos constitucionales, en este caso el de elegir con libertad representantes en comunidades indígenas como la que se alude en esa conversación.

Sin embargo, las buenas conciencias y los políticamente correctos ponen el grito en el cielo, pretendiendo hacer creer que el funcionario “ofendió” a toda la población indígena de México.

 La perversidad de husmear sus llamadas telefónicas es un recurso más de los empeñados en sabotear la jornada del 7 de junio.

“Yo Tarzan”, dijo el hombre mono al descolgarse de la liana. “Yo Castro”, respondió el comandante, y con un “¡Ah, jijos!, el papá de Chita regresó a la selva, aullando como animal...

No mammy blue: en divertida plática de confianza, Córdova tan solo retrató a un bribón.

cmarin@milenio.com