El asalto a la razón

Si no es justicia, ¿de qué se trata?

Por amplia que sea la incredulidad en la investigación oficial, la fe no sirve para demostrar que la PGR montó una inexplicable y miserable patraña.

La procuración de justicia en México acusa severas deficiencias e insuficiencias, pero la tan madreada narrativa de Murillo sigue teniendo un alto grado de verosimilitud, aun si el basurero de Cocula no fuera el sitio en que fueron quemados muchos o todos los cuerpos de los asesinados.

Conmueve por eso que uno de los padres afirmara que los jóvenes están vivos y que, dirigiéndose a ellos, les prometiera lo imposible: "Aguanten, aguántennos tantito...".

Nada que conmoviera, en cambio, en lo dicho por la madre de otro de los 43 que, sin dar un indicio siquiera para sostenerlo, afirmara que a los muchachos "los tienen los militares", y animara porras con los coros "¡Vivos se los llevaron/vivos los queremos!" o "¡El pueblo unido jamás será vencido!...".

En busca genuina de justicia, alguien debiera precaverlos de que sofismas y consignas no anulan la odiosa "verdad histórica".

cmarin@milenio.com