El asalto a la razón

El presidente de la CIDH sin máscara

Con total desfachatez, el presidente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, James Cavallaro, repite la patraña de que en el basurero de Cocula no fue calcinado siquiera uno de los cuerpos de Los 43; afirma que de esto hay pruebas científicas, y sostiene que “hay imágenes satelitales que dicen que no pasó, que no hubo incendio de dos o tres días con 20 mil kilos de madera, no hubo, no pasó, hay que trazar líneas factibles...”.

Tal pendejada contradice las conclusiones, éstas incontrovertiblemente científicas, a que llegaron los peritos que seleccionaron de común acuerdo los integrantes del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes... ¡de la propia CIDH! y la Procuraduría General de la República.

En cuanto a las imágenes satelitales, Cavallaro ya está en edad, pero sobre todo con el cargo que inexplicablemente tiene, de saber que ningún satélite “ve” bajo las nubes, y éstas cubrieron el basurero mientras ardió la pira que tramposamente Cavallaro, los deudos, sus voceros y sus representantes niegan porque les reditúa el negocio de los muertos.

cmarin@milenio.com