El asalto a la razón

Se impone una prudente distancia

Lo sucedido en un bar de Orizaba es despiadada lección para quienes abominan la información y, afectados de superchería, fabrican demenciales atentados contra la libertad de expresión.

Basta escuchar al dueño de uno entre el millar de medios que hay en Veracruz (ayer con Carlos Zúñiga en Radio Fórmula) sobre lo sucedido en La Taberna, y cómo interpreta la presencia en el lugar de dos de sus reporteros (los corrió ipso facto), para constatar que en el cuestionable gremio periodístico ni son todos los que están, ni están todos los que son.

El tema se ha puesto tan delirante como este otro:

Te lo digo Silvano para que aprendas PRD, pareció decirle Andrés Manuel López Obrador (y lo hizo, pero con ofensivo y abismal desprecio explícito) al gobernador electo de Michoacán.

Con su insensata oferta de cargos a Morena, Aureoles cometió la suicida estupidez que anticiparon querer hacer los perredistas que pretenden la “unidad de la izquierda”, con todo y quien encarna el derechoso pensamiento de todo populismo.

 

“El asalto… reaparecerá el último lunes de agosto”.

 

cmarin@milenio.com