El asalto a la razón

Con honor, llegue o no a la corte

Eduardo Medina Mora supuso que el promotor de la campaña en su contra para ser nombrado ministro de la Suprema Corte de Justicia respetaría su derecho de réplica, y confió en la buena fe y el espíritu constructivo de las intenciones, argumentos y actuar de su acusador.

Se equivocó: el investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas, rebajado a organizador y recolector de firmas de acusaciones carentes de sustento, Alejandro Madrazo Lajous, no publicó en su página web la carta en que el agraviado sigue siendo infamado.

El texto de Medina Mora desmantela, uno por uno, los señalamientos que el calumniador le hizo, pero que mantiene en el portal change.org, precisamente donde el agraviado le pidió publicarla.

Quien tenga la razón viene a ser ya lo de menos: al no tomar en cuenta un respetuoso escrito de defensa, el profesor del CIDE revela su baja condición ética y evidente mala intención.

Llegar a la Corte dependerá del Senado, pero Medina Mora ya ganó esta pelea en defensa de su honor...

 

cmarin@milenio.com