El asalto a la razón

Al drama le añaden turbiedad

1. Alejandro Solalinde retó a las autoridades a demostrarle que miente al afirmar que los 43 normalistas desaparecidos fueron “quemados vivos”.

Ayer, al impedirle que oficiara misa y antes de ser echado de Ayotzinapa, un papá le reclamó al cura: “Si sabe dónde está la fosa en la que está mi hijo, lléveme…”.

2. Quienes hablan por las víctimas no confían en la PGR porque, afirman, “criminalizó” a los desaparecidos.

Lo cierto es que, en su relato de hechos, el procurador Jesús Murillo informó que un delincuente apodado El Gil, a través de un mensaje de texto telefónico, dijo al capo de Guerreros Unidos (Sidronio Ca-sarrubias, apresado hace diez días) que los jóvenes eran de Los Rojos.

Por cierto: ¿acaso no se criminalizan a sí mismos quienes vandalizan?

3. Andrés Manuel López Obrador se desmarcó ayer del ex alcalde José Luis Abarca y del ex gobernador Ángel Aguirre.

Pero ni pío dijo del ex secretario estatal de Salud y padrino de la postulación “ciudadana” de los prestasiglas MC, PT y PRD, Lázaro Mazón, a quien ungió como gallo de Morena para la gubernatura de Guerrero.

 

cmarin@milenio.com