El asalto a la razón

También contra la diversión infantil

Las imágenes de niños retozando entre las fuentes de la Plaza de la República son el mejor argumento contra la conversión en dormitorio y excusado del emblemático espacio.

Haciendo uso legítimo de su fuerza policiaca disuasiva, el Gobierno del DF confinó el domingo a sus abusivos ocupantes en un espacio menos lesivo para quienes visitan el Monumento a la Revolución o transitan por sus inmediaciones.

Sin embargo, los reaccionarios activistas de la contrarreforma educativa reiteran su intención de volver a secuestrar la explanada y, según el representante de la facción michoacana, se proponen acampar de nueva cuenta en la Plaza de la Constitución.

A la ruindad de abandonar las aulas en sus estados, añaden la intención de agandallarse áreas de diversión infantil en una ciudad, la de México, donde su chantaje no prosperará.

En su impune atentado contra la niñez, solo falta que coreando la patraña de “¡El maestro/ luchando/ también está enseñando!”, secuestren los juegos mecánicos de La Feria de Chapultepec…

cmarin@milenio.com