El asalto a la razón

No bastan menos escaños y curules

Ante los problemas, la incertidumbre económica y el abominable gasto de la burocracia parlamentaria, los legisladores del PRI proponen que a partir de 2018 haya 100 diputados federales y 32 senadores menos.

Para ello presentaron ayer una iniciativa de reforma constitucional, en la que resalta lo que se antoja un acto de puritanismo a medias porque se mantienen un centenar de diputaciones plurinominales y 32 senadurías.

El principio de representación proporcional se impuso para que las minorías tuvieran voz y voto en el Congreso.

De 300 diputaciones federales que había, en 1963 se introdujeron las “de partido”, y en la reforma política de 1977 se resolvió elegir a 100 de “representación proporcional” que en 1986 se duplicaron, y en 1996 se introdujo la misma fórmula en el Senado para elegir a 32 miembros.

Los priistas arguyen que sería simplista recortar otros gastos pero no: la reducción de curules y escaños debe ser acompañada por la sustanciosa reducción de viajes, gastos por comprobar, vehículos, equipos, choferes, asesores y guaruras.

cmarin@milenio.com