El asalto a la razón

Del cierre de llave al de carreteras

Muchos de quienes creen legítima la oposición a la reforma educativa pasan por alto que el motivo de las protestas, bloqueos carreteros y comerciales; retenciones y secuestros de policías y periodistas; vandalización de locales públicos o privados y extorsión a conductores de todo tipo de vehículos es el pavor de los profes a ser evaluados.

Pese a que detentan plazas magisteriales, regalárselas fue la manera en que los gobiernos de Heladio Ramírez, Diódoro Carrasco, José Murat, Ulises Ruiz y Gabino Cué resolvieron financiarlos para que sirvieran de operadores en campañas electorales.

De ahí que la CNTE, desde hace muchos años, rechace los cursos de actualización de conocimientos, exija incrementos salariales del 100 por ciento y maneje los planteles y a la población escolar que se les confían como se le da la gana.

Para el desmadre que ha generado en las últimas semanas, la CNTE ha contado con el apoyo de medio centenar de agrupaciones “sociales” amamantadas, también, por el erario.

Organizaciones a las que, por cierto, hace dos meses les fue cerrada la llave…

cmarin@milenio.com