El asalto a la razón

La categoría de Barbosa

Decencia, educación, carácter, son virtudes que desborda Miguel Barbosa, coordinador de la fracción del PRD en el Senado, lo que se volvió a constatar antier, en la sesión del punto final a la reforma de las leyes energéticas.

Sin argumentos contra los de la mayoría que aprobó las nuevas normas, uno de sus correligionarios, Benjamín Robles, cometió la vileza de irse contra la memoria del padre de David Penchyna, repitiendo la mentira de que trabajó en el Banco Ejidal. Lo juzgó culpable por dizque haber sido “acusado de fraude”, y al legislador de ser algo así como asesino (por un accidente automovilístico no provocado por él en 2012).

El coordinador Barbosa tuvo que ponerlo en su lugar y, dirigiéndose al agraviado, le dijo:

“Lleve usted para su familia, para usted, para todos los seres queridos que conforman la rama de su señor padre, una disculpa del grupo parlamentario del PRD…”.

Pero en seguida retomó el debate parlamentario y propinó a Penchyna una discutible pero vigorosa posdata: “Ha sido usted un violentador de la ley…”.

Corrigió al calumniador y fue duro donde debía.

cmarin@milenio.com