El asalto a la razón

Otra calumnia contra Medina Mora

A punto de designarse al ministro que falta en la Suprema Corte de Justicia, surge la insidiosa versión “periodística” de que, desde noviembre de 2007, el entonces procurador general de la República supo de la criminal y desastrosa operación encubierta Rápido y furioso, nacida en octubre de 2009… más de un mes después de que Eduardo Medina Mora saliera de la PGR.

El nombre clave de la canallada y de la pérdida del rastro de casi dos mil armas se conoció hasta febrero de 2010.

Basada en el expediente Rápido y furioso: anatomía de una operación fallida del Comité de Vigilancia de la Cámara de Representantes, la corresponsal de MVS en Washington usa un documento interno de la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, por sus siglas en inglés) sobre una operación distinta, bautizada Gun Runner, donde se afirma que Medina, en todo caso, supo de la introducción a México de 19 armas en agosto de 2007, así como de un frustrado intento gringo, dos meses después, por introducir otras 250 (que se quedaron en Nogales, Arizona).

Nada pues que ver con Rápido y furioso.

 

cmarin@milenio.com