El asalto a la razón

Los que cacarearon a lo güey

Tres horas después de concluida la jornada para elegir en segunda vuelta a su presidente, los peruanos ya sabían que, al menos con 36 por ciento computado por la Oficina Nacional de Procesos Electorales, Pedro Pablo Kuczynski aventajaba a su rival Keiko Fujimori por algo más de un triste punto (50.58 sobre 49.41 por ciento) en la votación.

En cambio anoche los mexicanos, cinco horas después del cierre de casillas, ignorábamos qué diablos había pasado, si no en la Ciudad de México en la elección de constituyentes ni en Baja California con cinco alcaldías, sí en la totalidad de los 12 estados en que se disputó la gubernatura, por la vergonzosa razón de que el Programa de Resultados Electorales Preliminares fue, por decirlo con suavidad, de puritita lástima.

Y con la sola excepción de la candidata del PRI al gobierno de Puebla, que salió con oportunidad a reconocer la tendencia de su derrota, los otros de sus equivalentes no resistieron salir a cacarear su mentirosa “victoria”.

¿Con qué cara podrán hoy sostener la mirada esos pobres fracasados?

cmarin@milenio.com