El asalto a la razón

¿Cuántos alcaldes como el de Iguala?

Bautizo de fuego el de Carlos Navarrete, dirigente nacional del Partido de la Revolución Democrática:

“No fuimos lo suficientemente cuidadosos y aceptamos que un candidato externo, que no era miembro del PRD, fuese candidato (…) Cometimos un error y pedimos perdón a la sociedad de Guerrero”, dijo la semana pasada.

Obvio, no fueron cuidadosos, como tampoco los otros de la coalición Iguala nos Une que apoyaron a José Luis Abarca Velázquez: Movimiento Ciudadano y Partido del Trabajo.

Ambas agrupaciones parasitarias permanecen agazapadas, poniendo changuitos y escuchando “¡Al ladrón, al ladrón!”, a sabiendas de que Morena, el partido de su redituable y recurrente gallo a la Presidencia (Andrés Manuel López Obrador), destapó como precandidato a la gubernatura de Guerrero a Lázaro Mazón, padrino político del alcalde prófugo.

Y aguas: también el PAN y el PRI son impulsores de un número impreciso de presidentes municipales en santuarios de la delincuencia organizada, como se constata en amplias regiones de Michoacán, Guerrero, Veracruz, Chihuahua, Tamaulipas o Sinaloa...

 

cmarin@milenio.com