El asalto a la razón

La abdicación del Estado ante la CNTE

Como documenta en MILENIO el reportaje de Israel Navarro, hace 23 años, a punto de que concluyera su oprobioso mandato, el gobernador Heladio Ramírez López firmó un abusivo acuerdo, esencialmente delictivo, con la dirigencia de la entonces puberta disidencia magisterial de la sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.

La dimensión del regalo a una facción a la que con cargo al erario se viene amamantando hasta volverla uno de los más poderosos grupos de presión que padece México (y cuyos usos y costumbres parecieran del crimen organizado), la dan estas líneas que retratan la inaudita abdicación de uno de los deberes y obligaciones clave de las instituciones públicas:

“El gobierno del estado, por conducto del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca y conforme a la legislación aplicable, se compromete a garantizar un banco de plaza como patrimonio de la sección 22…”.

O sea: el reparto multimillonario de puestos de trabajo para quienes lo de menos es que los favorecidos tengan de veras la preparación que se requiere para impartir una enseñanza básica de calidad.

 

cmarin@milenio.com