El asalto a la razón

Vividores de niños, en fase terminal

Al resumir el problema, el secretario federal de Educación, Emilio Chuayffet, dijo una ominosa obviedad pero alentó la esperanza de solución:

 “En Oaxaca se ha venido dando un estado de excepción del derecho por vía de la fuerza que solo perjudica a los niños oaxaqueños, quienes tienen 80 o 100 días de clases al año”: a lo más 50 por ciento del calendario escolar.

Lo dijo el sábado en Papantla, Veracruz, luego de inaugurar el cluster (proyecto clase mundial en educación tecnológica), la más avanzada extensión del Instituto Politécnico Nacional.

Para poner fin a la desgracia que pesa sobre alrededor de un millón 300 mil niños cautivos de la corrosiva facción del magisterio que domina la enseñanza pública en Oaxaca, Chuayffet anunció que propondrá una reforma a la Ley General de Educación para que en los estados donde no haya voluntad o posibilidad de aplicar la ley educativa, la SEP pueda hacerlo.

“Es hora de acabar con viejos vicios y rémoras de procedimientos”, advirtió.

Que remojen sus barbas los pancheros de Guerrero, Michoacán y Chiapas...

 

cmarin@milenio.com